El ayuntamiento de Artà ya ha aprobado las nuevas tarifas que a partir del próximo uno de enero gravaran la retirada, transporte y custodia de vehículos mal estacionados "que impidan la circulación y signifiquen un peligro o la dificulten gravemente", según concluye la nueva ordenanza. Los precios van desde los 15 euros por una motocicleta (diez de retirada y cinco euros por día), hasta los 235 en el caso de que el vehículo pese más de 3.500 kilos (250 más 20 por día de custodia). Todo ello, además, sin contar con la multa correspondiente a cada infracción concreta.

La tarifa varía si se trata de un servicio diurno, desde 15 hasta 180 euros, o de uno nocturno (desde las 19 hasta las 8 horas), de 15 hasta 235 euros como máximo. Asimismo, si es necesaria la colocación de cepos para facilitar el transporte, el sobrecoste sube en 40 euros adicionales. Si el vehículo queda inmovilizado pero no llega a realizarse el transporte al depósito, la cuantía de la tarifa se reducirá en un 50%.

Coches abandonados

El problema logístico que puede encontrarse ahora la Policía Local a la hora de retirar los utilitarios, es el de la falta de espacio en el depósito alquilado hace tan solo dos años, lo que hace que el consistorio se plantee seriamente la posibilidad de externalizar el servicio. De hecho ya ha consultado precios y la sorpresa ha sido que no solo no le costaría dinero y se acabaría con los coches abandonados en vía pública, sino que podría obtener un rédito de entre 40 y 80 euros por cada vehículo después de que la empresa concesionaria lo hubiera descontaminado y convertido en chatarra.