Espais de Natura Balear comunicó el mes pasado al Club Hípic d´Artà que denegaba la autorización para realizar una visita de 60 personas con caballos al parque natural de la península de Llevant. A la hora de tomar esta decisión, el organismo público se amparó en "los impactos que tendría esta actividad sobre el uso público y la conservación de los valores naturales".

"La visita de un grupo de 55 y 60 caballos es incompatible con los objetivos de conservación del Parc y generaría problemas significativos para el resto de visitantes", se argumenta en la resolución de Espais de Natura Balear, que remarcaba también que la fecha elegida, el pasado 12 de octubre, no era idónea tampoco porque se preveía una gran afluencia de visitantes. "La concentración de animales puede provocar la erosión y la compactación del terreno, así como la destrucción de especies vegetales de alto valor", se lee en el informe.