El concejalía de Hacienda del ayuntamiento de Manacor ha tenido que pagar, en lo que llevamos de 2012, algo más de 858.000 euros a la Agència Tributària de les Illes Balears (Atib) en concepto de comisiones, por el cobro de más de 21 millones de euros en tasas e impuestos municipales.

La Atib ha recaudado 17,6 millones de euros entre los contribuyentes manacorins durante el periodo voluntario de 2012, de los cuales se ha embolsado 404.000 euros teniendo en cuenta que aplica un porcentaje del 2,5% como cobro de las gestiones. Por otro lado, en periodo ejecutivo (de manera forzosa) ha logrado retornar a las arcas locales 3,8 millones, por los que ha retenido 454.000 euros más.

Mientras que para la oposición se trata de un tanto por ciento excesivo, para el alcalde Antoni Pastor: "Se trata de un servicio que nos ahorra personal y nos hace tener unos ingresos mensuales continuos que ayudan a mantener la liquidez del Ayuntamiento".

Los números parecen darle la razón: si se tiene en cuenta el personal laboral que el consistorio dedica actualmente al área y el que estaba en nómina en 2008 (meses antes de que el servicio fuera transferido a la Agència Tributària), la diferencia es evidente; se ha pasado de una plantilla de 18 a 7 personas. Menos de la mitad en cuatro años. Traducido en dinero, son 476.000 euros que el Ayuntamiento no ha tenido que abonar. A lo que hay que añadir una partida de 140.000 euros en ordenadores, material informático y el coste de las notificaciones: 616.000 euros anuales. "Lo que hace que el balance prácticamente puede decirse que está equilibrado".

Pero según Pastor, el principal logro de haber transferido las competencias del cobro a la Atib radica "en la justicia social que hemos conseguido, gente que no pagaba nunca se ha visto con una presión que desde el Ayuntamiento no teníamos la posibilidad de ejercer por falta de medios. Sé que la agencia es desagradable pero también es efectiva".

Hay que recordar que el traspaso se produjo en julio de 2009, cuando los ciudadanos debían a la Sala 10,9 millones (se llegaron a deber 17 millones). En solo un año se notificaron 7.700 embargos.

Liquidez con los proveedores

Otra de las bondades del servicio esgrimidas por el ayuntamiento de Manacor está la de insuflar liquidez a la cuenta corriente de la corporación: "Si no fuera por el dinero procedente de la Atib que llega puntual cada mes, y no una vez al año como antes, en muchas ocasiones no podríamos haber pagado las nóminas de nuestros funcionarios". O a los proveedores: "Se les ha llegado a pagar en 12 meses; ahora entre 30 y 50 días", explica.