Más de 400 personas se concentraron anteanoche en el auditorio de Porreres para celebrar el 70 aniversario de la creación de la empresa de Embotits Munar. El acto se inició con el parlamento del actual propietario, Pep Lluís Munar, que explicó como su padre, Jaume, fundó la empresa en los años 40 y como ahora está recogiendo el testigo su hijo Jaume Munar Ribot.

El abuelo dejó Felanitx rumbo a Cangas de Onís (Asturias) "porque en aquellos años era la única manera de abrir una empresa de estas características en Mallorca. El gobierno franquista no permitía abrir fábricas cárnicas nuevas, así que mi abuelo compró, en 1942, el nombre y la empresa y después, dos años más tarde, la registró en Felanitx". Durante la explicación también hubo tiempo para el recuerdo de anécdotas y del cambio de ubicación, en 1995, de Felanitx a Porreres. El propio Pep Lluís, explicó que no tenían intención de realizar ningún tipo de acto conmemorativo. La ´culpable´ fue una llamada de una clienta de Palma, la señora Emilia Carrillo, quien al tener una prima que también cumple los 70 durante este año, quería regalarle un lote de productos con los que Munar celebraba dicho aniversario.

Fue entonces cuando desde la empresa decidieron hacer una fiesta un tanto diferente. Un combat de glosat "que es cosa muy mallorquina y a todos nos gusta", según explicó Pep Lluís Munar.

Durante el combate, que duró cerca de una hora y que enfrentó a los glosadors Mateu Xurí, Maribel Servereta y Pere Joan Pomer. Hubo tiempo para todos los temas, desde política hasta lengua, pasando por costumbres, sobrasadas... o paté. Solo a modo de ejemplo, una dedicada al president: Una materia que és tan fina/La podríem donar a tastar/Pep Lluis vull aclarir podries convidar/En Bauzá d´una manera molt fina/I dar-li embotits Munar/Mem si així li entrarà/Un poc de Sang mallorquina. I otra a la idiosincrasia: Tres generacions seguides/Fent sobrassada i paté/Tenen ses mostres servides/De lo que saben fer bé"

Al finalizar el acto todos los participantes y el público asistente se llevaron un regalo, un lata de paté a escoger entre las tres que fabrica la empresa.