La asociación Estel de Llevant de Manacor, que trabaja y ayuda a decenas de enfermos mentales de toda la comarca, podría tener que cerrar sus puertas este mismo año. Anteayer, Día Mundial de la Salud Mental, trabajadores y familiares quisieron mostrar su desacuerdo por el retraso reiterado en el pago de las subvenciones prometidas por parte de las administraciones, advirtiendo que si durante el último trimestre no cobran, tendrán que cerrar las puertas del centro, tras 16 años de actividad continuada.