En la sesión plenaria del ayuntamiento de Son Servera, celebrada anteanoche, se aprobaron los presupuestos para el 2011, que ascienden a 16.140.000 euros, un aumento del 1,29% respecto al ejercicio anterior. El regidor de Hacienda, Pep Álvarez (Independents), calificó las cuentas de austeras y continuistas en el ahorro. También reconoció en su intervención que "pese a tener poco margen de maniobra, ya se aprecian indicadores que apuntan hacia un moderado optimismo sobre el comportamiento socioeconómico del municipio".

El PP, en la oposición, tildó este presupuesto de "poco realista" y de no tener margen de maniobra, "con tantos contratos y gastos adquiridos por el Ayuntamiento durante esta legislatura". Advirtió que el presupuesto se iniciará sin poder gastar un céntimo, "solo servirá para pagar facturas atrasadas".

La oposición también hizo hincapié en que el presupuesto no contempla la partida de incineración, temiendo que se haya suprimido "para cuadrar unos números incuadrables". Álvarez respondió que la partida no figura porque no hay un contrato de incineración. El pacto (Independents, PSOE y UM) aprobó los presupuestos. V+E se abstuvo y el PP votó en contra.

Por otra parte, el edil de Els Verds+Esquerra, Rafel Àngel Valls, expresó ayer su satisfacción por el hecho de que se aprobasen propuestas suyas referentes a que no se haga servir un peligroso pesticida, reclamar el dinero por el canon de la SGAE e incrementar los ingresos municipales con la tasa por aprovechamiento especial del dominio público en relación a determinadas empresas. En otro orden de temas, también ayer, Consistorio, Consell e IMAS presentaron el Plan municipal de Servicios Sociales. El IMAS destinará 15.000 euros a la aplicación de medidas anticrisis.