La crisis económica ha frenado el ritmo constructor que, en otras épocas, se desarrollaba en Calvià de forma desbocada. Esta realidad se evidencia en el número de licencias de obras mayores que se han concedido este año. Se han reducido a la mitad respecto a 2009.

Así, según los datos aportados por el departamento de Urbanismo del ayuntamiento de Calvià, en 2010 se han otorgado 147 permisos para este tipo de obras, frente a los 290 que se tramitaron el año pasado.

En cambio, el nivel de concesión de licencias de obras menores para pequeñas reformas varias se mantiene. En este ejercicio, se han dado 479 autorizaciones.