El regidor de Hacienda del ayuntamiento de Pollença, el socialista Juanjo Mir, admitió en el pleno de ayer que el pago de facturas extrajudiciales (gastos no contemplados en el presupuesto) "es un mal endémico de este Ayuntamiento". "Es cierto que no debería haber facturas de ejercicios pasados, pero sería un ilusionista si dijera que no volverán a presentarse en los próximos años", apuntó Mir.

En este sentido, la sesión de ayer aprobó un nuevo listado de facturas extrajudiciales del ejercicio de 2009 por valor de 51.000 euros, con lo que la cantidad elevada a pleno este año en concepto de gastos correspondientes al pasado ejercicio suma ya 447.000 euros, según denunció el PSM. La oposición criticó el "incumplimiento" de la Ley de Contratación Pública pese a los sucesivos informes de Intervención que avisan de irregularidades en la gestión administrativa de este tipo de gastos.

El edil de Alternativa, Pepe García, se refirió a una factura de 5.000 euros correspondiente a una exposición organizada por el Museu en octubre de 2009 que "no va acompañada de ninguna propuesta por parte del regidor y que está incluida en el sumario del caso Voltor". El alcalde Joan Cerdà (UM) aseguró que el gasto está justificado y que puede demostrarse que el trabajo que se pagó con este dinero se realizó. Cerdà responsabilizó del gasto al ex regidor de Cultura, Tomeu Cifre (PSM), aunque éste se desvinculó de ella porque, según apuntó, ya había sido cesado como miembro del gobierno local.

El PP, a favor del catalán

Por otra parte, el PP pollencí apoyó la moción del PSM a favor de la lengua catalana al considerar su portavoz Tomeu Cifre que "la propuesta representa la normalidad, ya que en el pleno nos expresamos en catalán y los informes se redactan en esta misma lengua". Cifre recordó que la actual normativa "se aprobó con gobiernos del PP".

El PP de sa Pobla, por su parte, también apoyó la moción nacionalista en el pleno celebrado el pasado miércoles.