Tras tener conocimiento del interés de diferentes promotores de implantar tres parques eólicos en el término municipal, uno en el Puig des Coll, otro en s´Esquerda y un tercero en el Pou Colomer (áreas naturales de especial interés, ANEI), el ayuntamiento de Sant Llorenç y el GOB han manifestado su oposición al advertir del "grave impacto" de los proyectos.

El consistorio, dirigido por el alcalde, Mateu Puigròs (GISC), emitió ayer un comunicado justificando el rechazo en que la creación de estos parques eólicos "supondría la creación de ramales, muchos quilómetros de nuevos viales, realización de zanjas para soterrar las líneas eléctricas y colocación de aerogeneradores de una altura de 125 metros". Según el consistorio, que cuenta con un completo informe ornitológico del GOB, las consecuencias "negativas" de la acometida son "un aumento considerable del riesgo de incendios; erosión del suelo; desertisación de las zonas naturales; muerte de aves protegidas; fragmentación de los hábitats; impacto paisajístico; destrucción de los recursos turísticos del municipio; reducción de hasta un 50% del valor de los terrenos de las fincas próximas a las instalaciones; eliminación del patrimonio arqueológico; ruidos, contaminación acústica y efectos sobre la salud, como estrés, menos calidad de vida...".

El GOB apunta que los campos de aerogeneradores amenazan a toda una serie de especies de aves que nidifican en las áreas en cuestión.