Representantes de la agrupación progresista Més Vilafranca (5), el partido más votado, y UM (1), mantuvieron ayer tarde su primera reunión sin alcanzar un acuerdo, porque el edil de UM, Antoni Nicolau, que será clave para la formación de un gobierno progresista o conservador, mantiene también las puertas abiertas a una alianza con el PP (5).

"Estamos confrontando los programas para encontrar puntos de convergencia entre ambos grupos", explicaron fuentes de UM a DIARIO de MALLORCA. Ambas formaciones se reunirán a lo largo de la próxima semana para acercar posiciones en caso de que este sea factible para las dos partes. No se descarta que Més Vilafranca pueda iniciar el mandato con la presidencia del consistorio en minoría.