Joan Comes, el candidato de Independents per sa Pobla (IxsP) será investido alcalde con el voto del edil electo del PSM, Sebastià Gallardo, bajo dos condiciones sine qua non: Suscribir el compromiso de honestidad presentado por este partido durante la campaña y limitar "de inmediato" el crecimiento urbanístico en la localidad.

Son éstas "dos bases programáticas irrenunciables para cualquier posible acuerdo", anunció ayer públicamente Gallardo, que ve con buenos ojos la formación de "un gobierno de cambio" en sa Pobla con presencia de la izquierda nacionalista, IxsP y el PSOE.

A partir de estas dos premisas, el PSM se muestra abierto "a consensuar el resto de contenidos de los respectivos programas de cada partido", descartando "plantear ni aspirar a ostentar la alcaldía". En cualquier caso, Gallardo deja claro que es imposible un acuerdo con el PP local -ni siquiera "iniciar negociaciones"- para que mantenga su mayoría absoluta, y así ya se ha comunicado al candidato de esta formación, Antoni Serra.

El PSM ha mantenido los primeros contactos con el PSOE e IxsP, y la semana que empieza se reunirán las comisiones negociadoras designadas por cada partido para intentar cerrar un pacto de gobernabilidad. En el caso de los nacionalistas, esta comisión estará integrada por el histórico Nofre Pons, el aún edil Joan Fiol, el propio candidato Gallardo y otros dos representantes que serán nombrados por la rama joven del PSM.

Por parte de los nacionalistas se asegura que harán todos los esfuerzos posibles para el acuerdo.