El pleno del ayuntamiento de Artà que tuvo lugar el martes aprobó la creación y las modificaciones de hasta 33 ordenanzas fiscales para el año que viene. Del conjunto de impuestos y tasas objeto de cambios, los gravámenes que crearon mayor polémica fueron los del área de urbanismo, alcantarillado, residencia, residuos y centro de día. El mayor número de ordenanzas se han visto actualizadas en consonancia con el incremento del IPC.

El grupo Independents d´Artà, en la oposición, se abstuvo en las votaciones, cuestionando las formas de presentación y argumentos del equipo de gobierno (UM-PSOE-EU-EV). Margalida Tous, portavoz de IA, dijo que las abstenciones tenían que entenderse como un voto de confianza. No obstante, su formación votó en contra de la nueva tasa del alcantarillado, al considerar que existe afán recaudatorio. Cada vivienda podría pagar 17 euros anuales por el hecho de estar conectada a la red, que precisamente debe ser mejorada a raíz de su mal estado y pérdida monumental de agua.