Una delegación del ayuntamiento de Calvià, encabezada por el director general de Desarrollo Estratégico, Antoni Rami, y el teniente de alcalde, José Manuel Ruiz, se entrevistaron ayer con el director general de Costas del ministerio de Medio Ambiente, José Fernández. El tema a tratar era el hundimiento de la fragata ´Baleares´ para convertirla en un arrecife artificial y atraer así el turismo de buceo. Madrid se comprometió ante Calvià a que encargaría varios informes para ver el impacto del proyecto, al tiempo que indicaron desde el ministerio de Medio Ambiente que no provocarían dilaciones políticas a la iniciativa.

La dirección general de Costas es el organismo que debe autorizar el hundimiento y esta autorización es la que quiere el ministerio de Defensa para ceder la fragata al Ayuntamiento.

Antoni Rami explicó que durante la reunión "hemos podido explicar el proyecto, hacerle ver que no hay posturas en contra y organizaciones como Oceana y la misma empresa dependiente del ministerio de Medio Ambiente, Tracsa, están a favor de la iniciativa. Asimismo hemos entregado copia de las 10.000 firmas a favor del proyecto". Rami comentó también que "es lícito que quieran pedir informes. Nosotros vamos a esperar un mes para ver qué camino toman los acontecimientos y después veremos qué rumbo seguir. De todas formas, hemos querido aclarar las falsedades que se han dicho desde Esquerra Republicana de Catalunya, donde han apuntado que el hundimiento se debía realizar en una zona protegida y esto es falso y así lo hemos comunicado".

Desde el ayuntamiento de Calvià se muestran optimistas y confían en que al ver los informes técnicos que el impacto ambiental es "inexistente" se dará la autorización hundir el barco y poner en marcha un proyecto de gran atracción turística.