El cofundador y propietario de la empresa Olis Caimari, una de las firmas líderes del sector aceitero de Balears, Simó Mateu, falleció en la madrugada de ayer viernes a los 72 años de edad a causa de una larga enfermedad.

Simó Mateu era una persona muy querida no sólo en Caimari y Selva, sino en toda la comarca del Raiguer, debido a su apoyo a diversas iniciativas de carácter social y empresarial.

El empresario fallecido deja esposa, dos hijos y dos nietos. Los restos mortales de Simó Mateu serán trasladados al cementerio de Selva hoy sábado a las nueve de la mañana, donde será enterrado medio hora más tarde. El funeral se celebrará hoy a las 20,30 horas en la iglesia de Caimari.

Nacido en el año 1933, Mateu y sus hermanos pertenecen a una familia tradicional mallorquina unida a la payesía y muy concretamente al sector olivarero de la isla, del cual ha sido uno de los grandes impulsores.

Tras conocer la noticia de la muerte del empresario, el alcalde delegado de Caimari, Pedro Seguí, ensalzó su labor y destacó que "todo el pueblo está conmovido" por su desaparición. "Era un hombre trabajador, un industrial notable y siempre hizo pueblo, llevó Caimari en su corazón", añadió Seguí.