En una reciente reunión de padres de alumnos del colegio de Maria para tratar asuntos escolares surgió el polémico tema del lugar de entrada de los colegiales. Desde comienzos de curso los escolares acceden al centro educativo por la cancela del patio, situada en la calle de ses Venes. Para llegar a las aulas tienen que subir dos escaleras bastante largas y con mucho desnivel.

Algunos padres y madres se quejaban de que teniendo el colegio la entrada principal por la calle Mestre Madrigal, que está prácticamente a piso de calzada, sus hijos tengan que subir las escaleras con el enorme peso de las mochilas a sus espaldas. Una de las razones que se dan para entrar por el lugar actual es que hay menos problemas de tráfico, ya que se cruzan dos calles con doble sentido y resulta más fácil dejar los niños cerca de la barrera. Los progenitores que optaban por la entrada a pie de calle pidieron que se intente regular el tráfico en la otra parte para que sus hijos puedan entrar sin esfuerzo.