Las obras de remodelación de la red de agua potable de las zonas rústicas de la localidad se han iniciado esta semana. Las primeras reformas se han llevado a cabo en la zona de Son Garreta.

Todos los partidos políticos consensuaron la extrema necesidad de este proyecto. Las pérdidas de agua de la red han forzado el comienzo de las obras. Inicialmente, cada vecino tendrá que abonar 1.200 euros para esta reforma. En caso de desistir perdería el derecho a ser usuario.