Unas 2.000 personas se congregaron ayer en el polideportivo municipal Mateu Cañellas de Inca para ver en directo la exhibición aérea protagonizada por diversos aviones y helicópteros de los tres ejércitos que forman las Fuerzas Armadas y de los cuerpos de Seguridad del Estado. Era uno de los actos centrales de las fiestas patronales de Sant Abdon y Sant Senen y se notó que era muy esperado por la gran presencia de público, sobre todo niños, que llenaba las gradas del pabellón deportivo a pesar del intenso calor que desprendía el sol de verano.

Los actos programados se desarrollaron tal como estaba previsto a excepción de la exhibición de la brigada de paracaidistas del ejército de Tierra, que no pudo llevarse a cabo debido a que Aena denegó el permiso a última hora con motivo del intenso tráfico aéreo que sobrevuela en estas fechas el espacio mallorquín y a pesar de que la exhibición de ayer contaba con un espacio aéreo restringido.

A pesar de que éste era uno de los actos que se prometían más espectaculares, el público que visitó el pabellón no quedó defraudado con la exhibición de otros aparatos aéreos como el avión Hispano Aviación HA-220 "Super saeta", que realizó varias piruetas que provocaron exclamaciones de admiración entre los presentes.

El avión, propiedad de un particular que pilotaba el avión personalmente, deleitó al público con dos loopings, un tonel y un tirabuzón, diversas maniobras mediante las que el avión gira sobre su propio eje con diferentes técnicas.

Sobre la pista del campo de fútbol, la principal atracción eran los seis helicópteros que habían aterrizado horas antes y que pudieron ser observados de cerca por la gente. Incluso muchas personas tuvieron la oportunidad de ocupar por unos instantes los asientos de los pilotos. Entre el público destacaba la presencia de autoridades militares, encabezadas por el general de Brigada Juan Coll Benejam, comandante militar de Mallorca, y de los responsables políticos de la ciudad de Inca, con el alcalde Pere Rotger a la cabeza, acompañado de gran parte del equipo de gobierno.

Poco después llegó el turno a otro avión de grandes dimensiones: el Canadair CL-215T del 43 Grupo del Ejército del Aire. Este aparato, especializado en la extinción de incendios, realizó varios vuelos a baja altura que fueron muy aclamados por la gente.

Otro avión que apareció por el cielo de Inca fue el Caz C212 "Aviocar" del Servicio Aéreo de Rescate, espectacular cuando pasó a escasa altura por encima de las cabezas del público.

Posteriormente se procedió a la entrega de placas de agradecimiento por parte del Ayuntamiento a los representantes de los diversos ejércitos y fuerzas de seguridad que participaron en la exhibición.

Al final, llegó la hora de los helicópteros. Una vez despejado de personas el campo de fútbol, estos aparatos se fueron elevando uno a uno y pasando por encima de la grada a modo de despedida. El público disfrutó de ver este espectáculo a pocos metros de distancia, aunque el polvo que levantaban las hélices enturbiaba un poco la visión de los aparatos.

El acto acabó con un simulacro de rescate aéreo por parte de uno de los helicópteros del ejército, que quedó suspendido unos minutos sobre el campo de fútbol para elevar mediante una cuerda una camilla en la que reposaba un supuesto herido. La gente se marchó satisfecha del polideportivo.

--

el dato

El consistorio solicitará a Defensa la visita de la patrulla Águila

El ayuntamiento de Inca solicitará al Ministerio de Defensa la posibilidad de que la patrulla Águila pueda visitar la ciudad para realizar una demostración de acrobacias aéreas.

Por otra parte, los aficionados al mundo de la aviación tienen la oportunidad de visitar la exposición de maquetas aéreas que durante estos dias de fiestas patronales se ha instalado en el claustro de Sant Domingo de la ciudad de Inca. Se trata de una muestra muy completa sobre la evolución de los aparatos aéreos.