El ayuntamiento de Petra aprobó en la sesión plenaria que tuvo lugar anteanoche sancionar a dos personas como responsables de un vertido de unos tres trailers llenos de neumáticos en una finca rústica de la zona de So n'Elzèbits, a finales del pasado año. Actualmente, estas gomas continúan depositadas allí, y basándose en la falta del permiso pertinente, el Consistorio dio el visto bueno a dos sanciones de 3.000 euros para cada uno de los culpables, uno de ellos residente en Porreres y otro en Llucmajor.

El alcalde, Joan Font Massot (PSM), y el regidor de Medio Ambiente, Tomeu Gual, advirtieron que la Conselleria también puede multarles próximamente. Asimismo, Gual consideró que las sanciones aprobadas por el Ayuntamiento "no son excesivas", teniendo en cuenta que el pago de un canon por la mejora de un punto de recogida saturado de residuos costó a las arcas municipales más de 3.000 euros. En este asunto de la sesión del miércoles, UM votó con el gobierno del PSM, mientras que el PP se abstuvo.

Por otro lado, se aprobó la adjudicación de la obra de equipamiento del teatro municipal a Construccions Galmés. El plazo de ejecución es de 10 meses, por lo que el edificio podría inaugurarse en verano de 2005. El alcalde informó que el recinto acogerá diversas actividades culturales.

Finalmente se retiró del orden del día la revocación de acuerdos de suspensión de licencias de instalación de graveras y aprobación de nueva suspensión de otorgamiento de licencias para el mismo fin. El primer edil justificó ayer la retirada del punto por la falta de determinados informes. Al respecto, el PP mostró su sorpresa por la "retirada unilateral y sin ningún tipo de explicación", atribuyéndolo después al "nerviosismo del alcalde ante la acumulación de causas penales en que está imputado".