La alcaldesa de Felanitx, Catalina Soler (PP), no termina con los sobresaltos. Si el pasado martes dos de sus ediles, Gabriel Tauler y Montse Pérez, se pasaban al grupo mixto, ahora se ha conocido que un vecino de la localidad exige que se paralicen las normas urbanísticas recientemente aprobadas de forma inicial por el consistorio.

El vecino, representado por el abogado Ramón Riutort y el procurador Francisco Barceló, argumenta para exigir que se paralice el nuevo planeamiento urbanístico que la Fiscalía de Medio Ambiente está investigando un "presunto delito en la ordenación del territorio en la zona verde de la diputada del PP, Maria Binimelis, donde existe un restaurante. Con las nuevas normas urbanísticas estos terrenos pasan de zona verde a urbanos.

En el escrito de denuncia se recuerda que la propia alcaldesa Soler ha abierto un expediente de infracción urbanística a la diputada y apunta: "Siendo la alcaldesa del mismo partido que la diputada, quizás en esta casualidad tenga algo que decir la Fiscalía y el Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB)". La denuncia del vecino pretende paralizar la tramitación de las normas urbanísticas hasta que termine la investigación de la Fiscalía, que ya ha ordenado la realización de pruebas, y la justicia se pronuncie.

Los terrenos propiedad de la diputada del PP, Maria Binimelis, están situados en Cala Ferrera y en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), todavía en vigor, están calificados como zona verde. En ellos existe un restaurante que está siendo investigado por la Fiscalía. Se llegó a un acuerdo con un hotel vecino para que la zona verde fuera trasladada y los terrenos de la diputada quedaran como urbanos en el nuevo planeamiento urbanístico. Esta operación es considerada por el vecino denunciante como "un favor inmenso a la diputada".

El edil de Urbanismo de Felanitx, Joan Bordoy, aseguró desconocer este escrito y explicó que "no tienen nada que ver las normas subsidiarias con el tema de Binimelis".

Querella por el tejar familiar

Por otra parte, el abogado Ramón Riutort anunció que está preparando una querella contra los responsables del Ayuntamiento, la alcaldesa y el teniente de alcalde Josep Covas, por no haber tramitado el expediente de infracción urbanística contra el tejar del padre de la alcaldesa, Catalina Soler, que se encuentra ubicado en suelo rústico.