Durante el transcurso del pleno extraordinario celebrado en Esporles el pasado jueves, el grupo municipal de PAS-PSM pidió la dimisión del alcalde Jaume Pou (PP) por las "irregularidades" que, según los nacionalistas, se han producido en la adjudicación de las obras de instalación del césped artificial en el campo de fútbol de Son Quint.

El PAS-PSM recuerda que tanto su grupo como el PSOE reclamaron al equipo de gobierno la elaboración de una serie de informes de la secretaria-interventora, del arquitecto y de los servicios jurídicos del Consell. Ambos grupos forzaron con sus votos mayoritarios la paralización cautelar de las obras para "evitar males mayores tanto al Ayuntamiento como a la directiva del club" e instaron al alcalde a convocar un pleno una vez elaborados los informes.

Pou convocó la sesión el pasado jueves "sin disponer de los informes correspondientes, incumpliendo un acuerdo de pleno, y con la intención de constituir una comisión de seguimiento para reanudar las obras con la misma empresa", a la que acusan de conseguir la adjudicación "a dedo". Por último, el PSM se pregunta si ha llegado la hora de una moción de censura.