Rafel Gili (UM), con el apoyo del PSOE y de EU-Els Verds, se convirtió ayer al mediodía en el quinto alcalde de la actual etapa democrática. Se escenificaba de esta manera el primer acto del pacto de gobierno sellado minutos antes por las tres formaciones y que prevé, en diciembre de 2005, el traspaso de la vara de mando al PSOE.

Con una sala de plenos repleta de vecinos y políticos, la secretaria, Celia Martínez-Piñeiro de Urquiza, dirigió el procedimiento de elección de nuevo alcalde, cargo al que optaron finalmente el candidato del pacto tripartito, Rafel Gili, y la portavoz del PP, Conxa Morell. PSOE, EU-Els Verds e Independents d'Artà (IA) no presentaron candidatura. El tripartito apoyó a Gili (7 votos) y el PP a Morell (3 votos), mientras que los tres ediles de IA se abstuvieron.

Rafel Gili prometió el cargo con el compromiso de "no mirar atrás, porque Artà necesita un buen futuro". Tras agradecer el apoyo recibido, el nuevo primer edil expresó su convencimiento de que el pacto a tres bandas, con UM-PSOE-EU, "es la mejor solución para el futuro de Artà y de la Colònia de Sant Pere". Gili aseguró que presidirá un Ayuntamiento "de puertas abiertas" y que va "a llamar a cada cosa por su nombre". "No os defraudaré", subrayó en la parte final de su breve discurso en el que asumió plenamente "la mayor responsabilidad" para gestionar el Ayuntamiento. Un objetivo que consideró asumible "con la ayuda de todos".

El PSOE, el segundo socio del nuevo pacto, a través de su portavoz, Pep Silva, destacó que alcanzar una mayoría municipal como la lograda ayer "era lo que deseamos al principio del mandato" y auguró, "con seny y diálogo", un gobierno estable que "devolverá a Artà su categoría de municipio puntero". "Estamos ante el inicio de una nueva etapa", concluyó Silva.

Julen Adrian, de EU-Els Verds, remarcó que el pacto está basado en "la transparencia, el diálogo y el consenso" y que para mantener la credibilidad se deberá practicar en el gobierno "aquello que exigíamos en la oposición".

La ex alcaldesa, Margalida Tous (IA), advirtió que su grupo velará "para que todo lo construido por IA durante 25 años no se destruya" y que controlará "cualquier actuación que nos parezca irresponsable". Luego ofreció su colaboración "y toda la información que se precise" al nuevo pacto.

Por su parte, la candidata del PP, Conxa Morell, felicitó al nuevo equipo de gobierno y le deseó suerte ante el inicio de un nuevo ciclo político. Morell confesó que su partido estaba ilusionado por encabezar "una nueva mayoría, para contribuir a la estabilidad del municipio". El PP continuará en la oposición con talante "constructivo", señaló Morell, antes de exigir al tripartido que "aclaren las cuentas municipales" y "la máxima transparencia en la disciplina urbanística".

---

EL Dato

Todos los partidos, excepto el PSOE, arropan a sus líderes

El PSOE fue el único grupo que no contó con apoyo presente de su partido. Maria Antònia Munar encabezó la plana mayor de UM que arrópo a Rafel Gili en su toma de posesión. Los diputados Marilena Tugores y Miquel A. Llauger hicieron lo propio con el edil de EU-Els Verds. El alcalde de Capdepera, Joan Ferrer, apoyó a Conxa Morell (PP) y y Joan A. Salas (PSM) a Margalida Tous (IA).