El equipo de gobierno de Maria de la Salut (PP-UM-grupo mixto) informó al pleno consistorial de la solicitud al Consell de Mallorca (CIM) para la construcción de una planta potabilizadora de agua. Se trata de una infraestructura con la que se conseguiría que el agua que se ha de suministrar a través de la red pública, procedente del sondeo de Montblanc, sea apta para el consumo humano.

La población padece el problema de la falta de potabilidad del agua desde que se puso en funcionamiento el complejo de pozos de sa Marineta, que prácticamente secó el pozo municipal situado en el paraje de Roqueta. En la actualidad los vecinos están advertidos por el Ayuntamiento que no deben consumir el agua del grifo, en especial niños y personas mayores. El problema del pozo que ahora suministra líquido es que cuenta con un elevado índice de nitratos y el sondeo de Montblanc da niveles muy altos de sulfatos.

El equipo de gobierno defendió ante el pleno que "la situación ha obligado estos últimos años al Ayuntamiento a contratar el suministro a pozos particulares con los pertinentes gastos de alquiler y energía, lo que supone un altísimo coste para las arcas municipales". Además, añade que "para garantizar la potabilidad del suministro domiciliario se ha de adoptar una solución como la propuesta. La estación potabilizadora ubicada en la finca de Montblanc sería la solución".

Para el grupo municipal socialista esta solución, a pesar de parecer rápida y a corto plazo, puede resultar "muy compleja e insostenible. El coste económico de ejecución y su mantenimiento continuo pueden ser inasumibles para las arcas municipales", según declara su portavoz, Martí Ferriol. "Creemos que debe hacerse un estudio claro y documentado que justifique un proyecto de este tipo y en el que se contemplen otra vías más económicamente factibles de las que se pueda obtener el mismo resultado, como por ejemplo otras prospecciones. En Maria seguro que hay pozos con agua potable", declaró posteriormente Ferriol.

Piscina cerrada

En el capítulo de ruegos y preguntas, el PSOE interpeló acerca de las causas por las que la piscina municipal aún no está abierta, teniendo en cuenta que día 1 de este mes tenía que empezar el cursillo de natación. El alcalde, Guillem Ferriol (UM), contestó que se había roto un motor cuyo modelo ya no se encontraba prácticamente en el mercado y su búsqueda ha hecho retrasar la apertura de la instalación municipal.