El presupuesto del Ayuntamiento aprobado para este ejercicio asciende a 2,6 millones de euros, lo que supone un incremento de un 7,44 % sobre las cuentas de 2003.

El alcalde socialista, Miquel Deyà, presentó las cifras en el pleno como un presupuesto "equilibrado y condicionado aún por la falta de liquidez del ayuntamiento". Deyà recordó que se deben atender compromisos contraídos por el anterior equipo de gobierno, como las mejoras en caminos vecinales. Entre las principales inversiones previstas está la remodelación del edificio consistorial (661.745 euros), la anualidad del teatro municipal (70.553), los nuevos vestuarios (69.000 euros) y las reformas en caminos (60.000 euros). El alcalde se comprometió a que dentro de seis meses presentaría a aprobación el presupuesto para 2005, asegurando que sería "mucho más real" que este.