El Ayuntamiento de Palma precinta el local abierto junto al Medusa Beach "por grave peligro para la seguridad de las personas"

Técnicos municipales y Policía Local clausuran el restaurante colindante con el establecimiento que se derrumbó y causó cuatro muertos

Urbanismo justifica la orden de cierre "inmediata y preventiva" porque la propiedad no había solventado unas deficiencias detectadas en una Inspección Técnica de Edificios en 2014

VÍDEO | El Ayuntamiento de Palma precinta el local abierto junto al Medusa Beach

B. Ramon

Jaume Bauzà

Jaume Bauzà

El Ayuntamiento de Palma ha precintado el local abierto junto al Medusa Beach al filo de las 14:00 horas. Técnicos de Urbanismo y agentes de la Policía Local se han personado en el restaurante Laguna Playa, que esta mañana no había abierto, para precintarlo "por grave peligro para la seguridad de las personas", se lee en el aviso que los funcionarios han clavado en la barrera del establecimiento.

"Acceder está estrictamente prohibido y representa un riesgo grave para la seguridad de las personas. Resulta extremadamente peligroso el acceso incontrolado al edificio/vivienda", advierte el cartel. "Las personas que accedan a él desobedeciendo la orden de la autoridad serán responsables tanto civil como penalmente de los daños que puedan sufrir, provocar o realizar tanto a personas como a bienes", añade el texto.

Finalmente, recuerda que violar la orden de precinto "está tipificado como delito de desobediencia" y es sancionable "con pena de prisión de seis meses a un año".

El Ayuntamiento de Palma, por su parte, ha informado de que ha ordenado "el cierre inmediato y preventivo" del Laguna Playa por "incumplir la orden de subsanar las deficiencias que se detectaron en el local en el año 2014 durante una Inspección Técnica de Edificios (ITE).

El local junto al siniestrado Medusa Beach recibió clientes hasta el miércoles por la noche.

El local junto al siniestrado Medusa Beach recibió clientes hasta el miércoles por la noche. / Zafirus

El teniente de alcalde de Urbanismo y Vivienda, Óscar Fidalgo, ha señalado que la clausura durará "hasta que queden subsanadas las deficiencias detectadas". 

El edil ha explicado que "en el año 2014, la ITE detectó deficiencias en este local que, aunque no estaban tipificadas como graves, era necesario subsanar". Pese a los años transcurridos, "el propietario del local no ha resuelto ninguna de las deficiencias detectadas en su día por lo que ahora, tras constatar estas irregularidades, se ha ordenado como medida preventiva el cierre inmediato de este local que tan solo podrá volver a abrir cuando queden solucionadas estas deficiencias".

Asimismo, Disciplina Urbanística ha advertido a la propiedad de que el incumplimiento de esta orden podría conllevar medidas de ejecución forzosa y ejecución subsidiaria de las obras, así como la imposición de multas coercitivas.

Técnicos de Urbanismo revisaron el miércoles la documentación del local abierto en el edificio colindante al del Medusa Beach, cuyo derrumbe hace un mes y medio causó cuatro muertos, para comprobar si tiene en orden la Inspección Técnica de Edificios (ITE). Los dos edifcios son propiedad del mismo empresario, que decidió abrir el nuevo establecimiento con el nombre de Laguna Playa.

Derrumbe

El edificio siniestrado, en el número 34 de la calle Cartago de la Playa de Palma, sigue acordonado y presidido por coronas y flores en recuerdo de los fallecidos. A pocos metros, en el número 35, el Laguna Playa recibía hasta ayer a clientes con total normalidad.

Cabe recordar que el pasado 23 de mayo la terraza del Medusa Beach Club, en Playa de Palma, colapsó y se hundió provocando la muerte de cuatro personas y causando 16 heridos. Más tarde, se supo que la terraza no disponía de licencia de actividad ni de ocupación.