Urbanismo en Mallorca

Una antigua escuela republicana protegida acogerá doce pisos de lujo en Palma

La promotora conserva la fachada original tras una lucha de ARCA porque el inmueble fue obra del maestro de obras Gaspar Reynés en 1905

Las viviendas más caras cuestan 1.350.000 euros y están casi todas vendidas

La fachada de Gaspar Reynés resiste mientras avanza la construcción del nuevo edificio.

La fachada de Gaspar Reynés resiste mientras avanza la construcción del nuevo edificio. / B. Ramon

Jaume Bauzà

Jaume Bauzà

Una antigua escuela de la República ha iniciado su transformación para convertirse en un edificio residencial que acogerá doce pisos de lujo. El inmueble, obra del reconocido maestro de obras Gaspar Reynés en 1905, salvará al menos la fachada gracias a una lucha que ARCA inició hace cinco años para incluirlo en el catálogo de edificios protegidos del Ayuntamiento de Palma.

Es otro ejemplo de patrimonio arquitectónico que sobrevive, al menos superficialmente, para entrar en el circuito de un mercado inmobiliario que en Palma se enfoca casi exclusivamente a compradores con alto poder adquisitivo. La fachada de la antigua escuela republicana sigue en pie en el número 22 de la calle Bisbe Massanet mientras se cimenta su nuevo destino.

El inmueble se levanta en la calle Bisbe Massanet desde 1905.

El inmueble se levanta en la calle Bisbe Massanet desde 1905. / B. Ramon

La promotora Llull Sastre ha bautizado este residencial como Son Sunyeret —así se llama esta parte del Eixample próxima al Pont des Tren— y ya ha vendido sobre plano nueve de las doce futuras viviendas. Con precios que oscilan entre los 450.000 euros de una de las plantas bajas hasta los 1.350.000 euros en los que están valorados los dos áticos. Precisamente son dos de los inmuebles que todavía no tienen comprador.

La promotora informa de que rehabilitará la fachada, y la utiliza como un reclamo más para seducir a los futuros propietarios. Los edificios únicos venden y Llull Sastre promete «una combinación de modernidad y tradición única en la ciudad de Palma de Mallorca».

ARCA inició en 2019 una batalla para salvar un edificio que iba a demolerse en su totalidad con el beneplácito del Ayuntamiento. Finalmente consiguió blindar al menos la fachada para que la ciudad conservara el recuerdo de uno de sus edificios con historia, pero también olvidados como consecuencia del paso de los años.

La huella de Reynés en Palma

Las antiguas aulas serán sustituidas por apartamentos que incluyen materiales «de altas calidades», dos piscinas y chimeneas de leña. Una vez más una promoción inmobiliaria en Palma se dirige únicamente al segmento más pudiente de la población.

Reynés (1845- 1911) proyectó y dirigió, además de viviendas, construcciones religiosas, fábricas e instalaciones ganaderas y agrícolas. El reputado maestro de obras tenía amplios conocimientos de topografía y dibujo, y la obra que dejó en Palma le convierten en uno de los más destacados.

De hecho, también firmó el hostal Cuba y diversos inmuebles de Santa Catalina, Son Espanyolet y el centro histórico.

Suscríbete para seguir leyendo