Los niños de la 'escoleta' Santa Creu de Palma serán trasladados el próximo curso por el estado de ruina de los edificios colindantes

El Patronat Municipal d'Escoles d'Infants de Palma ya ha avisado a las familias de que el curso 2024-2025 empezará en el colegio concertado San Alfonso Maria de Ligorio

El centro no cogerá nuevos alumnos: las familias que lo habían solicitado como primera opción tendrán que elegir entre las mil plazas que han quedado vacantes en el proceso de admisión 0-3

Desaparecen tres grupos

Escoleta municipal de Santa Creu de Palma.

Escoleta municipal de Santa Creu de Palma. / PMEI

Mar Ferragut Rámiz

Mar Ferragut Rámiz

Los niños de la 'escoleta' municipal Santa Creu serán trasladados el próximo curso a otra ubicación debido al estado ruinoso de los edificios colindantes a la escuela infantil y el riesgo que eso puede suponer para la escuela infantil. Así lo ha informado hoy la gerencia del Patronat Municipal d'Escoles d'Infants de Palma (PMEI) a las familias. El curso 2024-2025 lo harán en el colegio concertado San Alfonso Maria de Ligorio, cercano a la 'escoleta'. El centro no cogerá a nuevos alumnos: las familias que lo habían solicitado como primera opción tendrán que elegir entre las mil plazas que han quedado vacantes en el proceso de admisión 0-3. Además, desaparecen tres clases

El patronato asegura ser consciente de "los inconvenientes" que este traslado pueda causar, pero argumenta que lo hace para garantiar "la plena seguridad" de los niños y las educadoras.

Según la información remitida a las familias (que ha llegado hoy, coincidiendo con el día en que Educación publica las listas definitivas de admitidos en centros 0-3), el ayuntamiento de Palma, a través del PMEI, alquiló el espacio a la parroquia de Santa Creu en 2002 y ejecutó varias obras para que fuera "lo más adecuado posible" para la atención educativa de los niños. "Por desgracia", los dos centros anexos a la EI Santa Creu (de otro propietario) están "en situación de ruina" y los técnicos municipales han aconsejado que el próximo curso no empiece en la que hasta ahora era su ubicación.

Los técnicos creen que los propietarios de estos dos edificios deberían adoptar medidas "de forma inmediata" y que la recomendación sería directamente demolerlos, lo que tendría "repercusiones directas" en la actividad de la 'escoleta'. Cabe señalar que algunas familias ya habían presentado escritos de queja este curso alertando de que habían caído piedras en el patio de la escuela infantil. En octubre, al poco de iniciar el curso, una madre de dos alumnas registró una instancia exigiendo garantizar la seguridad de los niños en el patio: nunca obtuvo respuesta.

Por eso, el patronato, en coordinación con la conselleria de Educación, ha acordado que el próximo curso los niños y las educadoras serán reubicados en el colegio concertado San Alfonso Maria de Ligorio. El texto remitido a las familias señala que se ha acordado "iniciar la transición" a esta nueva ubicación "porque es una prioridad contar con una 'escoleta' municipal en este barrio de Palma.

Según la nota, el proyecto para adaptar el espacio ya está aprobado y "en breve" se iniciarán las actuaciones. El curso que viene solo habrá clases para niños de entre 2 y 3 años (una de segundo curso, otra de tercer curso y una mixta de segundo y tercero: de momento no habrá grupo de bebés o de 0-1, en total desaparecen tres grupos). Según ha podido averiguar este diario, el próximo curso no se harán nuevas admisiones, no entrarán nuevos alumnos y los padres que habían solicitado este centro como primera opción en el proceso de escolarización del ciclo 0-3 tendrán que elegir entre el millar de plazas que han quedado vacantes en el proceso de admisión (cuyas listas defintivas se han colgado hoy). El centro ofrecía para el próximo curso 32 plazas (seis de primer nivel o 0-1; 24 de segundo nivel o 1-2 y 2 de tercer nivel o 2-3). Esta información está aún colgada en la web del patronato como oferta educativa pública de Palma para el curso que viene.

Antes del inicio escolar, el PMEI asegura que la dirección del centro contactará con cada familia para concertar visitas para que puedan conocer las instalaciones y el funcionamiento del centro. Los padres han solicitado una reunión previa.

La noticia ha cogido por sorpresa a los diferentes miembros del patronato, que justo ayer tuvieron una reunión en la que no se comentó nada sobre este cierre del centro y traslado a otra ubicación.