Prohibidos los coches de gasolina de más de 25 años en el centro de Palma desde 2025

Movilidad saca a exposición pública un año después la misma ordenanza de bajas emisiones que heredó del PSOE 

«No porque sea calcada a la anterior significa que acabará igual», señala Jaime Martínez

El plazo para presentar alegaciones vence el 28 de junio

La circulación por el centro de Palma se restringirá.

La circulación por el centro de Palma se restringirá. / B. Ramon

Jaume Bauzà

Jaume Bauzà

El área de Movilidad del Ayuntamiento de Palma ha sacado a exposición pública la ordenanza que redactó el PSOE para regular la Zona de Bajas Emisiones (ZBE). El documento, que define en qué calles se aplicará y qué vehículos podrán circular en función de su potencial contaminador, podrá ser objeto de alegaciones hasta el 28 de junio.

La ordenanza recoge la misma calendarización que diseñó el anterior equipo de gobierno para implementar la ZBE, como adelantó Ser Mallorca. Se ejecutará por fases a partir del 1 de enero de 2025 dentro del anillo delimitado por las Avenidas. Ese día ya no podrán circular por el centro de Palma los vehículos que no tengan la etiqueta medioambiental de la DGT. Es decir, los vehículos de gasolina de más de 25 años (matriculados antes de 2002) y los de diesel con una antiguedad superior a los 24 años (matriculados antes de 2006). 

A partir del 1 de enero de 2027 no podrán circular los vehículos con etiqueta B. Es decir, los de gasolina matriculados antes de 2006 y los diesel anteriores a 2015. 

Finalmente, a partir del 1 de enero de 2030 no podrán circular por el centro de Palma los vehículos con distintivo C, el más común. Es decir, los de gasolina que se hayan matriculado a partir de 2006, y a los diesel que lo hayan hecho desde 2014. 

Los vehículos híbridos y eléctricos no tendrán ninguna limitación para acceder al centro de Palma.

Asimismo, se plantea un amplio catálogo de excepciones. La ordenanza en exposición pública establece que podrán incluirse en el Registro municipal de vehículos autorizados en la ZBE los coches de residentes empadronados en las calles afectadas, aunque no cumplan con los criterios medioambientales. 

También se autorizarán, independientemente de su antigüedad, vehículos de personas con movilidad reducida, de concesionarias de servicios públicos y de servicios de emergencia y esenciales (servicios médicos, funerarios, bomberos, protección civil, policía y cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado).

También se permitirán vehículos de transporte público, transportes de mercancías que hacen carga y descarga, clientes de establecimientos turísticos de la zona y propietarios o arrendatarios de un plaza de garaje.

Palma ya solicitó una prórroga para implementar la ZBE, una iniciativa de la Unión Europea obligatoria para todas las ciudades de más de 50.000 habitantes que debía haber entrado en vigor este pasado 1 de enero. 

Renuncia de dos técnicos

El departamento de Movilidad que dirige Toni Deudero solicitó más tiempo con el pretexto de que el equipo de su predecesor, el socialista Xisco Dalmau, no les dejó un documento elaborado con el que continuar trabajando. Sin embargo, ahora saca a exposición pública ese mismo documento, sin apenas cambios y un año más tarde. 

Hace un mes renunciaron dos técnicos de Movilidad por discrepancias con Deudero a la hora de implementar la ZBE. Fuentes sindicales indicaron entonces que el regidor quería aplicar esta medida a menor velocidad; es decir, arrancar el 1 de enero de 2026 con la prohibición a los vehículos más contaminantes y retrasar un año las otras dos fases.

«Nos encontramos con una ordenanza que no se había dado a conocer a las entidades y afectados, y que no se podía aprobar de ese modo», indicó ayer el alcalde de Palma, Jaime Martínez. 

«Todos podrán hacer sus aportaciones y estoy convencido de que la podremos mejor. No porque sea calcada a la anterior acabará igual. Se hará con la aportación de todos y la mejoraremos para que tenga el menor impacto posible entre vecinos y afectados», añadió.

Asimismo, Martínez puso en duda la necesidad de crear una ZBE en el centro porque «es una de las zonas con menor necesidad de reducir la contaminación, tal como nos dicen las mediciones». En todo caso, el alcalde aclaró que a estas alturas no se modificará el ámbito de actuación.