Los taxistas de Palma y Calvià ya no ven posible trabajar unidos este verano

Las asociaciones del sector reprochan al Consistorio palmesano el bloqueo del pacto que se había alcanzado aunque valoran que otras medidas están ayudando a evitar el colapso de su servicio

El pacto de los taxistas de Palma y Calvià buscaba mejorar el servicio en verano.

El pacto de los taxistas de Palma y Calvià buscaba mejorar el servicio en verano. / B.RAMON

Fernando Guijarro

Fernando Guijarro

Los taxistas de Palma y Calvià tiran la toalla y admiten que las probabilidades de que este verano se pueda poner en marcha el pacto para que este colectivo pueda prestar servicio en ambos municipios son ya mínimas. Desde ambos grupos se señala que el principal obstáculo ha sido la pasividad que en relación a este tema está manteniendo el Ayuntamiento palmesano. Según señala el presidente de la asociación de Taxis-Pimem, Biel Moragues, «si yo fuera malpensado diría que todo está hecho para favorecer a Uber».

Tanto Moragues como la presidenta de las asociaciones de taxistas de la part forana y de Calvià, María del Carmen Navarro, lamentan la oportunidad que se está perdiendo de iniciar una primera experiencia piloto durante este verano, para posteriormente crear un área de prestación conjunta del servicio que abarque a toda Mallorca, aunque la segunda insiste en que todavía «no he perdido toda la esperanza». Moragues, sin embargo, ve ya extremadamente difícil que en 2024 se pueda hacer algo, aunque apunta que se puede realizar un nuevo intento, y con más municipios vinculados, durante 2025 y una vez aprobado el reglamento de la nueva ley balear de transportes.

Cargar en paradas

Un aspecto que se recuerda es que el hecho de que los taxis de estos dos municipios puedan cargar en las paradas de ambos cuando no haya otro coche disponible, además de en Marratxí, es una medida que ha recibido el apoyo incontestable del sector turístico, y muy especialmente desde las asociaciones hoteleras.

Pero además, se pone de relieve que en un momento en el que el Govern del PP ondea la bandera de la sostenibilidad y de la necesidad de revisar el modelo turístico, resulta absurdo que un taxi de Calvià que lleva a un cliente a Palma, por poner un ejemplo, se vea obligado a retornar vacío a su zona, con lo que eso supone de derroche en el consumo de carburante y de emisiones contaminantes.

Gabriel Moragues, presidente de Taxis-Pimem

Gabriel Moragues, presidente de Taxis-Pimem / GUILLEM BOSCH

Desde el propio Consistorio palmesano se señaló recientemente que siguen abiertas las conversaciones entre los municipios que se verían afectados por esta prueba piloto, pero reconociendo que no hay ningún acuerdo cerrado en relación a este tema.

Aspectos básicos

El problema, según las asociaciones de taxistas, es que ya estamos a mediados de junio y siguen sin despejarse aspectos básicos para el funcionamiento del citado pacto entre municipios, como es el de la tarifa única que se debería de aplicar, lo que en opinión de sus responsables hace ya muy difícil que la unificación del servicio de Palma y Calvià pueda iniciarse este año, dado que es una medida que se ha planteado solo para la temporada turística.

El problema radica en que mientras que desde el Consistorio calvianer se ha informado a sus taxistas que ya ha dado los pasos que puede desarrollar en solitario, todo está a la espera de que sea el palmesano el que dé el impulso definitivo.

Moragues lamenta esta pasividad y señala los problemas de falta de personal que padece el departamento de Movilidad del ayuntamiento de Palma, pero no oculta que se percibe poco interés de los responsables políticos en torno a este tema, de ahí que cuestione la imagen que se está dando respecto a las ventajas que esta parálisis puede suponer para plataformas como la de Uber.

Ventajas de este año

Sin embargo, el presidente de Taxis-Pimem pone en valor que este año este servicio cuenta con una ventaja, y es que de momento los problemas de escasez de vehículos disponibles está teniendo un carácter exclusivamente puntual (como las horas del mediodía en las que muchos turistas desean volver a sus hoteles o cuando coinciden varios grandes cruceros).

Biel Moragues destaca algunos factores que considera claves a la hora de explicar este mejor funcionamiento. Uno es la obligación de que un 20% de los taxis tengan semanalmente la obligación de dar servicio en Palma sin poder ir al aeropuerto a esperar pasajeros, y otro es el centenar de licencias temporales que han quedado operativas para este verano.

El tercer elemento clave, añade, es el funcionamiento extraordinariamente positivo que está teniendo la unificación de las emisoras Taxis Palma Radio y Radio Taxi Ciutat

Suscríbete para seguir leyendo