Empresas

Primera gran operación inmobiliaria en el nuevo Paseo Marítimo: vendido el edificio Constanza por 18,5 millones de euros

La empresa Ibervalles cierra la venta del exclusivo edificio de oficinas Reina Constanza a la compañía francesa Serris Reim

El edificio Reina Constanza, situado en el número 8 de la calle Porto Pi.

El edificio Reina Constanza, situado en el número 8 de la calle Porto Pi. / GOOGLE MAPS

Vendido por 18,5 millones de euros el exclusivo edificio Reina Constanza, situado en el número 8 de la calle Porto Pi. Se trata de la primera gran operación inmobiliaria tras la gran remodelación del Paseo Marítimo. La reforma de toda la zona, que todavía no está terminada, ya empieza a incentivar las grandes inversiones.

La socimi Ibervalles ha cerrado la venta del lujoso edificio de oficinas, que ha adquirido la compañía francesa Serris Reim por 18,5 millones de euros. El inmueble tiene una superficie de unos 6.492 metros cuadrados distribuidos en 10 plantas de aproximadamente 500 metros cuadrados cada una y dos amplias terrazas, además de 87 plazas de aparcamiento.

La operación ha sido asesorada por la empresa CG Capital Europe, mientras que Watson Farley & Williams ha asesorado a Ibervalles y CMS Albiñana & Suarez de Lezo a Serris Reim. «La desinversión del edificio Reina Constanza supone un paso más en nuestra estrategia de rotación de activos a corto y medio plazo», afirma en un comunicado Javier Isidro Mosquera, director general de Ibervalles. La cartera de activos inmobiliarios de esta empresa se compone ahora de 14 propiedades, con un valor total de 340 millones de euros.

Por su parte, Gorka Iturzaeta, responsable de Real Estate de Serris Reim, destaca que «esta inversión en oficinas en Palma constituye una alternativa estratégica a los mercados de Madrid y Barcelona. La ubicación prime en el Paseo Marítimo de Palma es especialmente atractiva para empresas internacionales que se potenciará con la finalización de las obras del nuevo Club de Mar».

La operación constata el aumento del valor de las propiedades del Paseo Marítimo después de la gran remodelación de la zona, convirtiéndolo en un barrio más atractivo para los grandes inversores. El proyecto se inició en noviembre de 2022 con la intención de contribuir a mejorar la movilidad, la urbanización o los servicios urbanos del barrio, entre otros, aunque también ha sido controvertido al haber obstaculizado la actividad comercial de todos los establecimientos de la zona. Los vecinos también han reclamado en varias ocasiones mayor control y presencia policial, ya que la sensación de inseguridad ha aumentado con las obras. Con todo, es previsible que las grandes operaciones inmobiliarias como esta se multipliquen como consecuencia de la generosa inversión pública en la zona.

Suscríbete para seguir leyendo