Fulgencio Coll: «La violencia contra las mujeres es una tragedia, pero el español no es maltratador»

«Es difícil entender la cerrazón de Jaime Martínez de escoger el camino pedregoso que supone gobernar el Ayuntamiento en minoría»

Fulgencio Coll: "La violencia contra las mujeres es una tragedia, pero el español no es maltratador"

B. Ramon

Palma

Recibe en su despacho del grupo municipal de Vox y muestra orgulloso una pequeña bandera española. «Nos la regalaron los de Ciudadanos antes de irse, fue un detalle». Sigue rumiando su decepción por la negativa de Martínez a integrar a sus regidores en el equipo de gobierno de Cort. 

El primer acto de Jaime Martínez como alcalde ha sido una visita a la Policía Local de Palma. ¿Le hubiese gustado que la hubiera hecho con un regidor de Seguridad Ciudadana de Vox?

Me hubiese gustado hacer la visita yo como alcalde para apoyar a la Policía Local como merece. Ha estado abandonada por el Ayuntamiento, con acusaciones y falta de presunción de inocencia. Me hubiera gustado apoyarles como alcalde y decirles que Palma volverá a tener la policía que se merece después de una situación muy dura para ellos.

El lunes dijo que Martínez le ofreció algo a usted, pero no a Vox, y por eso lo rechazó. ¿Qué le ofreció?

Dijo que yo era una persona con cierta imagen y que podría haber una aproximación entre el PP y Vox . Le dije que gracias, pero que Fulgencio Coll está en Vox y se debe a Vox. Fue un gesto de aproximación, pero lo que yo pedía era que contaran con nosotros para gobernar. Lo que ha condicionado un cambio en Cort, en el Consell y en el Govern ha sido los más de 32.000 votos de Vox en Palma. Sigo sin entender cómo se puede dar la espalda a esos ciudadanos pese a que son los que han propiciado, junto con los que han votado al PP, un cambio en Cort. Es difícil entender esa cerrazón y que hayan escogido el camino pedregoso y difícil que supone ir en minoría.

¿Qué le parece el organigrama que ha diseñado Martínez para dirigir el Ayuntamiento? 

Respeto lo que el alcalde decida, pero yo hubiese hecho una organización más amplia. Y hubiera metido en el equipo de gobierno a todos los que hemos conseguido el cambio, que son PP y Vox. Tienen retos muy importantes y gobernar en minoría no es lo más recomendable. Les deseo lo mejor y nosotros haremos una oposición seria. Martínez ha tendido la mano a todo el mundo y espero que resuelva los problemas de los ciudadanos. Le apoyaré en lo que considero que es bueno para los ciudadanos.

Fulgencio Coll, ayer en el despacho de Vox en el Ayuntamiento de Palma. | B. RAMON

Fulgencio Coll, ayer en el despacho de Vox en el Ayuntamiento de Palma. | B. RAMON / Jaume Bauzà

El nuevo alcalde ha tendido la mano a todos los partidos, sin distinción. ¿Le molesta que no haya hecho un guiño a Vox?

No, yo habría hecho lo mismo. Él tiene que gobernar para todos los palmesanos, no solo para los votantes del PP. Que es lo que hizo la izquierda, que gobernó solo para sus votantes. No necesito guiños; hemos hablado, no hemos llegado a un acuerdo y estaré en la oposición. Pero no haré la oposición dura y despiadada que suele hacer la izquierda. El objetivo es que el ciudadano de Palma, que paga unos impuestos brutales, deje de sufrir un maltrato de la administración. 

Tanto Martínez como Marga Prohens se han resistido a salir en la foto con Vox, a diferencia de lo que ha sucedido en otros ayuntamientos y comunidades.

Hay diecisiete PP. Nosotros en cambio tenemos el mismo discurso. ¿Qué ocurre en Baleares? Que tenemos un PP que desgraciadamente no es el PP valiente de Valencia o el de Madrid. Aquí está muy influenciado por el tema de la lengua en la educación y ese punto nos separa. Vox es el partido más democrático porque es el que más claramente defiende la Constitución y la igualdad entre todos los españoles, vivan en Cataluña, el País Vasco o en cualquier otra comunidad.

¿Veremos a Vox votando con la izquierda contra iniciativas que presente Martínez si no está de acuerdo con ellas?

Votaré cosas a favor y cosas en contra si considero que son un ejemplo de mala gestión, aunque coincida con la izquierda. La pasada legislatura voté iniciativas de la izquierda como la protección de es Jonquet o la ampliación de créditos para la funeraria. He estado cuatro años en la gerencia de Urbanismo votando a favor de iniciativas que suponían una activación económica. 

¿Jorge Campos era un obstáculo para llegar a un acuerdo de gobernabilidad?

No lo creo. Hemos sacado un buen resultado en Baleares y un gran resultado en Palma. Nadie duda de que en el Parlament Campos ha planteado una dura batalla contra esa inmersión catalanista. Ha cumplido y seguirá defiendo esa idea en las Cortes.

Estamos en el mes del Orgullo y el anterior Ayuntamiento aprobó, como cada año, una subvención para las actuaciones musicales. ¿Para usted eso es una subvención ideológica?

Cuando tenemos gente que no llega a final de mes o que no puede alquilar una vivienda hay que mirar lo que se gasta. ¿Por qué no financiamos el orgullo taurino? Estos movimientos deberían gestionarse con sus propios recursos porque hay necesidades sociales básicas sin cubrir. Las subvenciones deben tener una finalidad social o cultural. ¿No pueden subvencionarse ellos? El otro día conocí a una madre con una hija con una enfermedad complicada que no tenía ninguna ayuda, ni del Govern, ni del Ayuntamiento. Pero sí pagamos orgullos.

"La okupación perjudica a mucha gente"

¿La crisis habitacional que vive Palma es culpa de los okupas o del elevado precio de los alquileres?

Es culpa de la pésima gestión del Govern balear y del Ayuntamiento, que no han hecho viviendas sociales. Y de Pedro Sánchez, que permite que España sea un país ideal para la okupación ilegal. En cierto modo, él es un okupa en la Moncloa. La okupación perjudica a mucha gente y crea inseguridad jurídica. Hay que combatir a las bandas criminales y dar apoyo social y económico a quienes lo necesiten porque no pueden alquilar.

¿Usted conoce a más gente que tiene problemas para pagar el alquiler y la hipoteca, o que tiene la casa okupada?

Conozco a mucha más gente que no llega a final de mes.

¿Entonces no es más un problema de precios que de okupas?

Es un problema de oferta y demanda. Si no haces vivienda pública, si permites alquileres ilegales a turistas y la okupación, estás creando graves problemas. Hay que dar créditos para gente joven que madruga para trabajar, y a la que la administración da la espalda. Hagan viviendas sociales, que estamos por debajo del 1%. Hubo un régimen anterior que hizo cuatro millones de viviendas sociales; algo bueno hizo. ¿Cuántas hemos hecho estos 40 años?

La gran mayoria de okupaciones se producen en pisos vacios de bancos y fondos buitre. ¿Usted realmente cree que alguien se va dos días de su casa y al volver se encuentra con su casa okupada? 

Sí, sucede. Y en relación a esos pisos vacíos, ¿por qué el Estado no los compra para alquilar? Armengol se ha gastado una cantidad de dinero desorbitada en comprar 88 pisos. ¿Por qué no ha llegado a un acuerdo con esos fondos buitre? 

¿Cree que es necesario traducir al castellano Empresa Funerària Municipal?

Lo que es inadmisible es que extranjeros, peninsulares o yo mismo no recibamos información en la lengua oficial del Estado por parte del Ayuntamiento y empresas municipales y no me la den. Pedí esa traducción para que se respetaran las dos lenguas, pero al día siguiente los de Més lo taparon porque odian el castellano. 

¿Por qué Vox arrasó en Son Banya?

Porque lo he pisado muchas veces. Hila y Armengol también deberían haberlo hecho para ver cómo viven allí. Hubo un acuerdo en 2018 de desmantelar Son Banya, Vox todavía no estaba, con millones de euros de presupuesto. Pero los han malgastado sin haberlo desmantelado. He ido, e iré las veces que haga falta a Son Banya y a Son Gotleu. Y haré lo que pueda para que 300 personas adultas y unos 150 jóvenes no tengan que vivir entre basura.

PP y Vox llegaron a un preacuerdo en el Parlament. El documento habla de violencia contra las mujeres e intrafamiliar, pero no de violencia machista. ¿La violencia machista no existe? Hay una batalla cultural y no vamos a utilizar el vocabulario que nos impone la izquierda. La violencia no tiene género. Es un acto terrible, pero mucha parte de la violencia no es de gente de cultura española. Hay mucha gente que ha venido de otros continentes y desgraciadamente hacen lo más cobarde: violencia contra la mujer, los niños o los padres. Hay una politización impuesta por esa cultura progre género woke. Aprendí el respeto a la mujer en mi casa y yo mismo he recibido violencia en los plenos con miradas de odio.

Quienes mueren asesinadas son mujeres, y quienes asesinan son hombres. ¿Eso es una batalla cultural?

También nos callamos cuando hay madres que matan a hijos. O cuando hay gente de una nacionalidad determinada que brutaliza a la mujer. Y luego parece que el español es el malo de la película. Que no nos demonicen. Cuando el hombre bebe pierde el control, y si no está bien educado puede ser violento. Y algunos, viniendo de ciertos continentes, se creen superiores a las mujeres. He estado en países en los que la mujer iba cuatro metros detrás del hombre. Que no nos culpabilicen a los españoles. Es una tragedia, pero el español no es maltratador. Otra cosa son los que tienen culturas de otros continentes a los que hay que educar y concienciar. La cosa más miserable que puede haber en este mundo es levantarle la mano a una mujer.

Suscríbete para seguir leyendo