El Ayuntamiento de Palma compra los terrenos del Lluís Sitjar y pone fin a 20 años de conflicto

Adquiere el 83% de los títulos por 10,4 millones de euros y despeja el camino para hacer una zona verde y pisos sociales - Iniciará la división de la cosa común y hará una oferta para hacerse con el 17% restante

Solar donde se levantaba el antiguo Lluís Sitjar.

Solar donde se levantaba el antiguo Lluís Sitjar. / B. Ramon

Jaume Bauzà

Jaume Bauzà

Los terrenos en los que se levantaba el antiguo Lluís Sitjar ya pertenecen a Palma. El Ayuntamiento ha dado el último paso para hacerse con su propiedad y con la del solar adyacente después de que la Junta de Govern haya aprobado la adquisición del 83% de los títulos en poder de los copropietarios y del Real Mallorca, un porcentaje que supera ampliamente el umbral mínimo del 60% que Cort se había fijado para llevar a cabo la operación. 

«Hemos resuelto un problema que la ciudad tenía desde hace más de veinte años», ha celebrado la regidora de Modelo de Ciudad y Vivienda Digna, Neus Truyol. Cort ha comprado 553 títulos de un total de 666 a razón de 19.500 euros por cada uno de ellos. La inversión total ha ascendido a 10,4 millones de euros. 

La oferta pública ha sido «muy satisfactoria» vista la elevada respuesta de los copropietarios. En los próximos días se les notificará la adquisición de sus títulos y podrán ir al Ayuntamiento a cobrar el dinero por sus participaciones mediante un cheque.

En los próximos meses el departamento de Modelo de Ciudad y Vivienda Digna iniciará la división de la cosa común y hará una oferta para adquirir el 17% restante. 

Después del 28M

Una vez el Ayuntamiento tenga la totalidad de la propiedad, destinará el terreno donde estaba el antiguo campo de fútbol del Real Mallorca a zonas verdes y a equipamientos deportivos y sociales. En el solar adyacente la previsión es construir una veintena de pisos sociales. 

En todo caso, los detalles del futuro parque los fijará el Ayuntamiento que salga de las urnas este 28 de mayo. 

De este modo, Palma pone fin a un conflicto que se había alargado durante 23 años. Los diferentes equipos de gobierno que han ocupado la alcaldía durante este tiempo han encallado en las diferentes negociaciones abiertas con los copropietarios —o sus herederos— y el Real Mallorca. Se discutía por el valor económico de los títulos, y también el derecho de los copropietarios a ver los partidos del Real Mallorca en Son Moix sin pasar por taquilla. 

El punto de inflexión llegó el pasado noviembre, cuando la concejalía de Modelo de Ciudad incluyó en su oferta pública un solar adyacente, también perteneciente a los propietarios. En ese momento las tres partes aceleraron las negociaciones hasta poner fin a un largo culebrón.