La convocatoria de subvenciones para rehabilitar edificios de viviendas en Palma ya está abierta. Esta línea de ayudas, que puso en marcha Cort hace años para las comunidades de vecinos, incluye novedades: se amplían los barrios que pueden solicitarla y se duplica la cuantía de la subvención, que pasa de 500.000 euros a un millón.

A las barriadas de Son Ximelis, la Soledat y Nou Llevant se suman este año las de Verge de Lluc, Son Gotleu y Camp Redó, puesto que desde Cort han detectado que en estas zonas hay edificios con importantes déficits de estructura, accesibilidad, aislamiento u otros problemas que requieren de una inversión considerable por parte de los propietarios. La convocatoria se publicará en el BOIB estos días.

La regidora de Urbanismo, Neus Truyol, explicó ayer en rueda de prensa que la finalidad de estas subvenciones es mantener en buenas condiciones los edificios en cuestión, mejorar la accesibilidad universal y apostar por la eficiencia energética en los barrios más vulnerables, de forma que también se contribuya a reducir la factura eléctrica. En palabras de la concejala, «conservar el patrimonio arquitectónico del municipio».

Dos líneas de subvención

La ayuda consta de dos líneas de subvenciones: la primera se destinará a cubrir los gastos administrativos previos a las obras, como la Inspección Técnica de los Edificios (ITE) o las gestiones de los administradores de fincas. Esta línea es una de las novedades de la convocatoria este año y también incluye un importe de hasta 200 euros para constituir la comunidad de vecinos en aquellas fincas de pisos que no tengan, ya que se trata de un requisito imprescindible para poder solicitar la subvención.

La segunda línea de ayudas contempla la obra en sí. En este caso, Cort subvenciona el 70% de las reformas y la comunidad de vecinos deberá pagar el 30% restante. Podría ser, por ejemplo, instalar un nuevo ascensor o rampas, eliminar barreras arquitectónicas, arreglar las fachadas o rehabilitar las azoteas y cubiertas para mejorar el aislamiento. En cualquier caso, según especificó Truyol, para beneficiarse de las ayudas las obras deberán hacerse con el fin de conservar los espacios comunitarios, nunca en una vivienda particular.

La concejala aseguró que estas subvenciones han sido «un éxito» en anteriores convocatorias y por eso se ha decidido multiplicar por dos la cuantía de la subvención y los barrios que se incluyen. Con estas actuaciones, dijo Truyol, se pretende frenar «una situación de progresiva degradación arquitectónica y social» en Ciutat.