Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sa Garriga, Son Sardina y es Secar estallan contra Emaya

Los vecinos denuncian que el nuevo sistema de recogida de la basura obliga a muchas personas a caminar más de un kilómetro

Emaya alega que el camión no puede pasar por según qué calles estrechas de es Secar y sa Garriga. | B.RAMON

El nuevo sistema de recogida de basuras puerta a puerta que intenta imponer Emaya en varias barriadas del extrarradio de Palma ha provocado el malestar de muchos vecinos, que se sienten perjudicados por este nuevo método. Los residentes de las barriadas de Es Secar de la Real, Son Sardina y sa Garriga están muy enfadados, porque la recogida de la basura no se realizará en todas las viviendas, por diferentes motivos, y obliga a los vecinos a trasladar ellos mismos las bolsas con los desperdicios hasta el punto verde de la barriada. Estos depósitos están situados muy lejos de algunas de estas viviendas afectadas, por lo que algún residente tendrá que caminar más de un kilómetro para poder deshacerse de los desperdicios.

Sa Garriga, Son Sardina y es Secar, contra Emaya

En la barriada de Secar de la Real los vecinos más molestos son los que residen en la calle Can Sunyer. Hasta ahora los residentes depositaban la basura en dos contenedores en la calle. Ambos depósitos van a ser retirados. Emaya les ha comunicado que no se podrá recoger la basura en las puertas de cada domicilio porque el camión no puede pasar. Ello obliga a los residentes a ir caminando hasta el punto verde, que está en la calle principal de la barriada. La distancia para alcanzar este punto es de más de un kilómetro y se da la circunstancia que muchos vecinos son muy mayores y tienen muchos problemas de movilidad. Los afectados no entienden cómo hasta ahora el camión de recogida ha podido circular por la calle Son Sunyer y ahora Emaya les comunica que no puede pasar. Sin embargo, en la calle paralela, que es más estrecha, no existe ningún problema para que el camión circule. También denuncian que para muchas personas trasladar las bolsas de basura de noche a la calle principal representa un peligro, porque apenas hay acera y circulan muchos coches.

Sa Garriga, Son Sardina y es Secar, contra Emaya

Los vecinos del barrio de sa Garriga sufren una situación parecida. Al ser un núcleo que cuenta con muchas viviendas dispersadas, Emaya no recogerá la basura en estas casas. Ello obligará a los vecinos afectados a desplazarse al punto verde para depositar los deshechos que generan. La distancia entre el punto verde y estas casas, en algunos casos, es de unos dos kilómetros. Los vecinos no se oponen a la recogida puerta a puerta, porque la mayoría apuesta por el reciclaje. Sin embargo, creen que Emaya, en vez de perjudicarles, les tiene que ayudar a que puedan reciclar.

Sa Garriga, Son Sardina y es Secar, contra Emaya

Los afectados han manifestado esta queja a los responsables de la empresa municipal, que les han confirmado que el camión de recogida no puede llegar a determinados núcleos de viviendas. Les han pedido que presenten una alternativa, aunque los vecinos consideran que la solución debe partir de Emaya y no de los propietarios de la barriada. Aún así, los residentes han planteado una solución, que pasa por construir un punto verde en un pequeño solar municipal, que está ubicado junto a la parada del autobús. Otra alternativa sería colocar unos postes con ganchos, donde los vecinos puedan colgar las bolsas.

En Son Sardina también están igual de enfadados con Emaya, porque no se ha pensado en las personas que no pueden llevar la basura al punto verde.

Compartir el artículo

stats