He de reconocer que, aunque había visto muchas veces el patio que hay entre el Hospital General y el Santuari de la Sang, no me di cuenta de lo bonito que era hasta que lo visité solo y de noche. Y al ser un lugar tan tranquilo, le pude dedicar el tiempo que se merece para hacer esta foto.