Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteles de Palma cuelgan el cartel de completo este verano

Han superado la ocupación de 2019, cerraron julio con un 93% y este mes siguen al alza

Muchos turistas de cruceros, en el caso de los de puerto base, se alojan en Palma. B.RAMON

Los hoteleros de Palma confirman lo que se palpa en las calles. No puede ir mejor esta temporada en Ciutat. «No solo hemos recuperado las cifras de 2019, sino que las hemos superado», afirma su presidente, Javier Vich. Los empresarios prevén cerrar agosto cinco puntos por encima del verano antes de la pandemia. Y el pasado julio se alcanzó un 93%. El fin de semana están completos.

El mes pasado se logró superar en cuatro puntos la ocupación del mismo mes de 2019, ese año se llegó al 89%. Esta rápida recuperación responde a lo que el sector designa «la llamada demanda embalsamada después de dos años sin viajar», indica el presidente de la Asociación Hotelera de Palma (ASHPAMA). Apunta que en la industria turística se barrunta que «probablemente a partir de Semana Santa se estabilice» la afluencia de visitantes.

Así las cosas, ahora mismo está muy complicado encontrar una habitación libre entre las 5.358 que hay en Palma, sobre todo los fines de semana, de jueves a domingo.

El turismo nacional ha seguido viniendo a veranear esta temporada a Ciutat, decantándose por los hoteles de tres y cuatro estrellas, mientras los alemanes optan más por los de cinco estrellas. Además del mercado germano, el británico está respondiendo, al que se ha sumado este año el estadounidense, «sobre todo en hoteles del casco antiguo», observa Vich, un efecto que se esperaba por la inauguración el pasado junio del primer vuelo directo con Nueva York de United Airlines. Ahora queda esperar qué ocurre con esta ruta, que ha nacido como estacionaria; no se están escatimando esfuerzos en promoción para que la compañía norteamericana opte por alargarla, en principio termina en septiembre.

De cara a septiembre, un mes «históricamente bueno, las sensaciones son buenas», continúa el presidente de los hoteleros palmesanos. No dejan de planear las huelgas en el sector aéreo y el efecto disuasorio que puedan tener en los viajeros, sumado al caos de grandes aeropuertos europeos.

La gran afluencia en Palma ha provocado que desciendan el last minute, común en Ciutat; por la sobredemanda este verano se reserva con anticipación.

Compartir el artículo

stats