Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amiticia denuncia que Cort se negó a cederle las Cases del Retiro pese a su abandono

La asociación que trabaja con personas discapacitadas solicitó al Ayuntamiento mudarse a la propiedad porque su actual sede se ha quedado pequeña - Sin respuesta del Consistorio, un año después sigue sin uso

6

Las Cases del Retiro, una joya de la Edad Media abandonada hace dos décadas. DM

Las Cases del Retiro están abandonadas en la mente de los pocos que saben de su existencia. Esta finca situada junto la residencia de la Bonanova y el parque de Bellver, expropiada por el ayuntamiento de Palma en 1997, vive en soledad sin que nadie muestre interés en las posibilidades que alberga. Salvo excepciones. Hace un año la asociación Amiticia presentó a Cort su intención de trasladar su actividad a este inmueble, pero sin éxito.

Los casi 50.000 metros cuadrados de la finca han sido objeto de diversos planes por parte de distintos partidos durante veinte años. Pero ningún proyecto se ha materializado, quedando reducidos a una declaración de intenciones.

También Amiticia mostró interés en el inmueble. Esta entidad sin ánimo de lucro que trabaja con personas con discapacidad buscaba un sitio donde establecerse al quedarse pequeña su actual ubicación por la gran demanda de nuevas plazas. La búsqueda empezó con la noticia de una nueva convocatoria para financiar nuevas plazas en dependencia por parte de la conselleria de Servicios Sociales. «Cuando supimos que iban a salir estas ayudas, pensamos que era buen momento para buscar otro sitio», explica la presidenta de la asociación, Pilar Gómez.

Amiticia tiene ahora su sede en una vivienda ubicada en Son Espanyolet que, además de no proporcionar el espacio suficiente para usuarios y trabajadores, deben abandonar en 2025.

Los casi 50.000 metros cuadrados han sido objeto de diversas propuestas que nunca han salido adelante

decoration

Primer contacto

La búsqueda de un nuevo espacio se extendió a iglesias y fundaciones. Incluso existió la posibilidad de alquilar un local con opción de compra, pero no hubo suerte. El pasado agosto, Gómez leyó un reportaje sobre las Cases del Retiro y, sin dudarlo, se desplazó para ver el enorme terreno en persona. Se quedó perpleja por su belleza. «Me pareció una vergüenza que un sitio así estuviera abandonado», lamenta.

La presidenta de Amiticia contactó entonces con la delegada del Gobierno en Balears, Aina Calvo, que la derivó a la teniente de alcalde de Modelo de Ciudad, Neus Truyol. «Estuvo muy receptiva y nos escuchó», recuerda.

Poco después, la regidora le informó de que a su equipo le había parecido «buena idea». Los costes de la reforma correrían a cargo de la entidad, algo que no preocupó en absoluto a su responsable porque contaba con la futura inversión pública por parte de Asuntos Sociales a las entidades sin ánimo de lucro que cumplieran con los requisitos.

Usuarios de la asociación Amiticia, en una de sus actividades de ocio. | AMITICIA

Llegaron a visitar la antigua possesió, aunque únicamente tuvieron la oportunidad de acceder a la parte de arriba porque la de abajo «estaba tapiada». Sin embargo, los grandes ventanales disiparon cualquier duda que pudieran tener al respecto. «Había hasta un huerto, es muy bonito», insiste con entusiasmo Gómez. Se convencieron de que era el sitio «perfecto» para desarrollar la labor que llevan a cabo, e informó a Truyol de su disposición a mudarse a este inmueble que tiene sus orígenes en la Edad Media.

Las gestiones se iniciaron durante la época navideña, lo que llevó a a la presidenta de la entidad a pensar que ese era «el mejor regalo que podía tener».

Gómez recuerda que la tramitación pasó a la concejalía de Participación Ciudadana que dirige Alberto Jarabo, que debía establecer las condiciones para una posible cesión del terreno. Sin embargo, la respuesta se dilataba y la presidenta de Amiticia solicitó una reunión con Jarabo para exponerle sus planes. El encuentro no tuvo lugar aquel día ni en los siguientes. «El mismo día me informaron de que había tenido que anular nuestra reunión», cuenta sin ocultar su decepción.

6

Las Cases del Retiro, una joya de la Edad Media abandonada hace dos décadas. DM

Reunión cancelada

El teniente de alcalde justificó la cancelación del encuentro en el hecho de que desconocía los planes de la entidad con respecto al inmueble. Aquello cayó como un jarrón de agua fría sobre la directiva de Amiticia, que se puso a trabajar en la elaboración de un «informe completo» sobre su interés en establecerse en las Cases del Retiro.

Sin embargo, la burocracia se convirtió en un gran enemigo para llevar a buen término este proyecto. La entidad depositó el documento en el registro, además de entregarlo en mano en dependencias del Ayuntamiento. Pero la réplica de Cort nunca llegó. El mismo escrito fue remitido al alcalde de Palma, José Hila, que respondió a algunos de padres de usuarios de Amiticia que «había otro proyecto en marcha».

La presidenta de Amiticia no oculta su decepción con la gestión de este proyecto: «Para mí ha sido como quitarle un caramelo a un niño pequeño». Gómez lamenta que aquel episodio le dejó un «mal sabor de boca» y, todavía con «mucha rabia», a día de hoy da por perdida la posibilidad de mudarse a la propiedad.

Compartir el artículo

stats