Esta semana, en la junta de gobierno local, se aprobará la concertación de la operación de crédito solicitada por el Ayuntamiento de Palma con CaixaBank. Esta operación de 20 795 000 euros, que ya estaba prevista en el presupuesto, es a 10 años y se empezarán a amortizar dos años después de su formalización con un interés euríbor más el 0,28%. Este dinero se destinará a distintas inversiones para la ciudad y los ciudadanos "dando respuesta y solucionando problemas históricos" tal y como apunta el regidor de Hacienda e Innovación, Adrián García.

Dentro de este proyecto, se dirigirán diez millones de euros para la adquisición del terreno de Lluís Sitjar, cinco millones a la renovación de la Plaza de España, 600.000 euros para el casal de es Pil.larí, 1.500.000 destinados a distintas inversiones del Instituto Municipal de Deportes (para máquinas de gimnasio y la reforma del campo de fútbol de Virgen de Lluc. También se destinará parte de esta inversión a la seguridad ciudadana (como vehículos de policía y bomberos) o al plan de movilidad urbano sostenible, entre otras que se explicarán detalladamente cuando se materialicen.

Esto es posible debido a la reducción de la deuda pública total del ayuntamiento que ahora se sitúa alrededor de los 200 millones, que suponen el 49% de los ingresos corrientes ajustados, tal y como expone Adrián García: "En 2015 cuando entramos estábamos a un nivel de deuda cerca del 100% y lo hemos reducido en 3 años en torno al 50%, además de incrementar la capacidad de inversión de 18 millones a 45 millones de euros".

A su vez ha querido remarcar que han conseguido un ayuntamiento "saneado" que permite "salir del plan de ajuste sin aplicar recortes ni subir los impuestos a los ciudadanos"