Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Policías locales investigados por corrupción cobran más que el alcalde

Uno de los inspectores percibió el año pasado 19.000 euros solo en horas extras

El cuartel de Sant Ferran carece de mandos y los turnos se cubren con horas extra. lkajd lkajda lkadas lkasd alskdas | B.RAMON

Policías locales de Palma, investigados y que serán juzgados en breve por corrupción, están cobrando un sueldo mucho más elevado que el que percibe el alcalde. El primer edil tiene un sueldo bruto de 60.000 euros, pero algunos de estos funcionarios superaron estas cifras, sobre todo por el complemento de horas extras.

El listado de cobros de las horas extras lo encabeza un inspector que fue investigado por recibir regalos, a cambio de avisos, de empresarios de la Platja de Palma. Es el mismo mando que fue expedientado por autorizar una fiesta en el interior del cuartel, con la presencia de un agente condenado y otros investigados, en plena época de restricciones horarias. Este funcionario solo el año pasado se llevó 19.000 euros en horas extras, a lo que hay que sumar su sueldo como mando policial, que ronda los 50.000 euros brutos.

El cuartel de Sant Ferran ha sufrido durante mucho tiempo una carencia de mandos, lo que hacía casi imposible cubrir los tres turnos de trabajo de los siete días de la semana. La solución pasaba por recurrir a las horas extras.

La labor que se conoce como X0, que realiza el mando que coordina la actividad del cuartel y de los policías que están en la calle, solo la puede desarrollar un inspector o un subinspector. Es habitual que estos oficiales realicen turnos de horas extras, entre otras cosas porque económicamente es muy rentable. El ejemplo es que para un turno de coordinación de noche, realizando horas extras, se abonan casi 600 euros por diez horas de trabajo.

Estas cifras no las fijan los policías locales, sino los responsables del Ayuntamiento. En la anterior legislatura, bajo la dirección de Angélica Pastor, se impuso un método, conocido como horas low cost, en el que se fijó un precio inferior al que se paga ahora por estos servicios extraordinarios. Existía un listado de voluntarios, que con tiempo sabían la fecha que tenían que realizar este turno extra. Se apuntaron cerca de 300 policías, que al final de año cobraban estos servicios extras.

Ante las quejas de los sindicatos este sistema se cambió al inicio de esta legislatura. Ante las dudas denunciadas de que el anterior sistema era ilegal se llevó el asunto a los tribunales, que dio la razón a Cort.

La actual concejalía de Seguredad Ciudadana optó por el sistema de horas extras, que se pagaban el doble que el anterior método. Los turnos se anuncian de un día para otro. A pesar de que se ha intentado volver al anterior sistema, casi ningún policía se ha apuntado a la lista, dado que ahora se cobra el doble de dinero por el mismo trabajo.

Compartir el artículo

stats