Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteles se meten en los barrios de Palma

Los hoteleros explican que «revalorizarán» la zona y aportarán «valor social y económico»

Los hoteles se meten en los barrios | B.RAMON

Los hoteles ya se han introducido en los barrios de Palma. El proceso comenzó a principios de la década pasada con el HM Balanguera como pionero en situarse en el extrarradio. En 2020 también se abrió el Nou Baleares, el primero en Pere Garau y un caso sintomático de los cambios en Ciutat.

La cadena de hoteles Yurbban ya está en el proceso final de construcción de su nuevo edificio, situado en la plaza Madrid. El grupo ya cuenta con un hotel en Barcelona y prevé que la apertura sea antes de septiembre, ya que la crisis actual está retrasando los plazos. En este caso, tendrá unas 56 habitaciones y será de la categoría cuatro estrellas superior.

Otro caso que abrirá en los próximos meses es el HM Palma Blanc, situado donde el antiguo edificio Firestone, en la calle Ramón y Cajal. La cadena mallorquina lo presentó en la pasada Fitur como «referente del turismo sostenible», un concepto en boga tras el nuevo decreto ley de Turismo. Además, en el hotel se reutilizarán las aguas grises de baños y duchas y reducirá los residuos, e incorporará un huerto urbano y un restaurante que abogará por los productos locales.

Desde la Asociación Hotelera de Palma (ASHPAMA) explican que desde 2010 la ciudad ha sufrido un cambio de modelo que ha permitido tener «una marca turística propia y consolidarse como destino urbano de referencia». Apuntan que este hecho ha sido gracias a los esfuerzos empresariales de los agentes de la cadena de valor turísticas y de la implicación del sector público municipal: «Con el cambio de modelo se ha sabido gestionar los atractivos de la ciudad y ofrecer una oferta de calidad, de modo que al ser la capital y no dedicarse solo a la oferta de sol y playa, Palma mantiene prácticamente toda su planta hotelera abierta todo el año».

Los hoteles se meten en los barrios | B.RAMON

En relación a las nuevas aperturas, detallan que con la vista puesta en los nuevos proyectos hoteleros en la ciudad que conviven en el centro y en el extrarradio, se trata de establecimientos sostenibles en todos los ámbitos, que se integran en la morfología de la ciudad y que conviven con los ciudadanos: «Aportan valor social y económico al crear sitios de trabajo, revalorizando la zona y permitiendo la introducción de la prestación de servicios. Estos proyectos, al igual que fueron en su día los ya existentes, provocan el efecto tractor y las zonas se revalorizan y se crea una convivencia activa, donde se suscita el interés del comercio, de la gastronomía, de la cultura apostando por el producto local y km 0».

José Antonio Rodríguez y María Jesús Segura residen desde hace más de 15 años en el barrio de es Fortí. Afirman que hasta el momento no habían prestado atención al cambio que está viviendo la barriada, aunque reconocen que se trata de una zona donde los cambios son «constantes» y, pese a lo que se pueda pensar, «hay mucha vida, de todos los tipos».

Explican que el HM Balanguera fue el primero que se abrió en el barrio, y aunque al principio existió el temor a que pudiera ocasionar molestias a los vecinos, poco habituados a la presencia de turistas, la convivencia ha sido «muy buena» e, incluso, reconocen que aporta «dinamismo» ya que hay movimiento constante de personas.

Los hoteles se meten en los barrios | B.RAMON

Sobre la apertura del nuevo Hotel Yurbban en la plaza Madrid, creen que va a cambiar «inevitablemente» la fisonomía de es Fortí, pero esperan que acabe trayendo beneficios, al menos para los comerciantes y restauradores: «Es importante fomentar el civismo y que inviertan en el barrio, pero también esperamos que el Ayuntamiento vigile que no se degrade el mobiliario».

Josep Marí lleva poco tiempo viviendo en un piso muy cerca del próximo HM Blanc. Confiesa que las obras son «un poco incordio», aunque alberga la confianza de que suponga beneficios para la zona.

«Suelo pasar por delante cada día para ver cómo avanzan las obras. Es extraño haberlo visto crecer desde cero, aunque uno de los problemas que está ocasionando es la falta de aparcamiento para los vecinos. Ya he visto a algunos quejarse», asegura.

Marí explica que al principio creía que era un edificio de oficinas de alguna gran empresa por el aspecto tan moderno, y reconoce que algunas amistades que también viven cerca le han comentado que puede ayudar a convertir la calle en un lugar más seguro: «El mero hecho de que haya gente entrando y saliendo, así como trabajadores durante las 24 horas, lo valoran como algo positivo en cuanto a seguridad».

Los hoteles se meten en los barrios | B.RAMON

Asimismo, desde la ASHPAMA matizan que los últimos proyectos se concentran fuera del Casc Antic, lo que incrementa la denominada milla hotelera urbana, «con hoteles no tanto de perfil de boutique hotels, ya que los edificios no suelen disponer de tanto valor patrimonial aunque sí que se han construido preservando la arquitectura de la zona con diseños interiores modernos y de vanguardia creando unos ambientes con armonía y aptos para el disfrute tanto para visitantes como para los propios ciudadanos».

Los hoteleros reclaman que, a raíz de la inversión privada que se ha generado con la apertura de nuevos hoteles, echan en falta un compromiso y ejecución de inversión pública, sobre todo en cuanto a mantenimiento (estado de las calles, aceras, iluminación, zonas verdes), infraestructuras (mejora de la movilidad pública, acceso a la ciudad) y limpieza (gestión de recogida de residuos, limpieza de las calles): «No podemos permitirnos que la propia gente que vivimos aquí y los que nos visitan tengamos un aeropuerto sin las condiciones necesarias, playas sucias y con vertidos, la ciudad tan sucia y sin un mantenimiento apreciable».

«Debemos seguir trabajando en mantener una ciudad viva, atractiva y sostenible con el fin de mantener el liderazgo que supone la actividad turística en nuestra ciudad, pudiendo mantener empleos durante todo el año. Es por ello que reivindicamos un trabajo conjunto con todos los sectores que implica la actividad turística y la administración pública», añaden.

Compartir el artículo

stats