La renovación de las redes de Emaya dispara hasta los 3 millones la sustitución del pavimento de la plaza de España

El proyecto, aprobado por la junta de gobierno celebrada este miércoles, supone el cambio de 8.100 metros cuadrados de las actuales baldosas de pizarra por otras de hormigón y resinas de color gris, la reparación de la fuente y la renovación de todo el mobiliario urbano

Así quedará la plaza de España de Palma tras la reforma

Ajuntament de Palma

La incorporación en el proyecto inicial de la renovación de las redes de agua potable, pluviales y residuales, que ejecutará Emaya ha disparado hasta los 3 millones de euros el proyecto de sustitución del pavimento de la plaza de España. De esta forma, a los algo más de 2,5 millones de fondos propios que costará la sustitución del pavimento en sí se suman 426.124 euros correspondientes a las obras de Emaya. La junta de gobierno celebrada esta mañana ha aprobado el proyecto integral de reforma. Se prevé que las obras tengan una duración aproximada de 16 meses y se procederá a la sustitución de 8.100 metros cuadrados de las actuales baldosas de pizarra por otras de hormigón y resinas prefabricadas de color gris, un material más resistente y antideslizante.

Tal como han explicado esta mañana el alcalde de Palma, José Hila y la teniente de alcalde de Infraestructuras y accesibilidad, Angélica Pastor, se prevé que las obras comiencen por la renovación de las canalizaciones de las calles Caputxins, Bastió d'en Sanoguera y Bisbe Perelló, que ejecutará Emaya con el fin de que dentro de unos años no se tenga que levantar de nuevo el pavimento para cambiar las canalizaciones.

Con posterioridad de irán ocupando tramos de la plaza con el objetivo de minimizar las molestias tanto a los comercios como a los bares de la zona y a los vecinos. Si bien, tal como ha recordado el alcalde, "es imposible realizar unas obras de estas características sin molestias, las vamos a minimizar al máximo".

Al respecto, tanto el redactor del proyecto, Francesc Caldés, como el jefe del área de Infraestructuras, Urbano Sánchez, han insistido en el hecho de que los trabajos se van a ejecutar por tramos intentando ocupar en todo momento el menos tiempo posible los accesos a los comercios y la superficie de las terrazas de los bares. El proyecto, aprobado inicialmente por la junta de gobierno, se expondrá al público por un período de 15 días a partir de su publicación en el BOIB para que se puedan presentar alegaciones. Con posterioridad se sacarán a licitación y se prevé que puedan comenzar a finales del presente año o a principios del siguiente.

Básicamente, el proyecto aprobado prevé la renovación de los 8.100 metros cuadrados del pavimento de la plaza con nuevas baldosas de 80x60x12 centímetros dispuestas sobre una solera de hormigón. El nuevo pavimento cuenta ya con la aprobación de la comisión del Centro Histórico del Ayuntamiento, que dio su visto bueno en la reunión celebrada la semana pasada. Desde Infraestructuras afirman que estas nuevas baldosas destacan por su "duración y resistencia".

También se va a proceder a la reparación de la fuente que rodea la estatua a caballo del Rei en Jaume. En realidad se va a proceder a su demolición, siguiendo el modelo actual, con el fin de proceder a la reparación del hundimiento que presenta actualmente.

Nuevas baldosas para la plaza de España

Nuevas baldosas para la plaza de España / B. Ramon

También se procederá a la renovación de todo el mobiliario urbano y se mantendrá el actual carril bici, mejorando y actualizando las bandas guías para personas invidentes. El alumbrado público actual se mantiene puesto que recientemente se ha realizado una actualización del mismo y se ha considerado que es suficiente para la plaza. Igualmente se mantendrán los bancos diseñados por el arquitecto Gaspar Bennàzar y que se colocaron alrededor del punto barométrico con el fin de recordad al distribución anterior de la plaza antes de que el último gobierno municipal de Joan Fageda decidiera, hace veinte años acometer la reditribución tradicional de la plaza y colocar el pavimento de pizarra.

Por lo que respecta a las obras de sustitución de servicios previstas por Emaya con un coste de 426.124 reuros incluye el refuerzo de las líneas actuales de imbornales que recogen el agua pluvial y ampliar su superficie de recogida. Esta red también se va a ampliar en las calles Caputxins, Bastió d'en Sanoguera i Bisbe Perelló con el fin de subsanar las numerosas averías que se producen actualmente. La empresa municipal también renovará la red de agua potable y residual, sustituyendo 381 metros de conducciones de aguas residuales y 805 de abastecimiento de líquido potable, con las correspondientes tomas para el riego. El parterre situado junto a la caseta de mantenimiento se modificará puesto que actualmente presenta problemas de acumulación de agua y suciedad.

Para el alcalde de Palma, José Hila, con esta actuación "damos respuesta y resolvemos problemas históricos con un proyecto que nos permitirá actuar en toda la plaza y mejorar un punto neurálgico de la ciudad".