Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Terreno, el barrio que abrió paso en Mallorca a la modernidad democrática

Eduard Moyà y Pere Lacomba publican un libro con fotos inéditas de la zona procedentes del Arxiu Planas

4

El Terreno inédito en un libro

El barrio del Terreno persigue un sueño: refulgir como antaño y dejar atrás el declive. «Es algo que vendrá pero que debe hacerse siempre bajo la premisa de crear un tejido real para la gente, una comunidad», sostiene el investigador Eduard Moyà. Junto al artista Pere Lacomba ha buceado en el archivo de Casa Planas con el fin de desempolvar imágenes inéditas y poco conocidas de un barrio mítico y acompañarlas, en una publicación (la presentarán este viernes), de historias orales de los vecinos. «Es precisamente desde todo este patrimonio oral y de lo que ha sido El Terreno que se ha de recuperar el barrio», explican Moyà y Lacomba. «Y también se ha de cambiar la narrativa del Terreno como lugar solo de la noche. Ahora mismo se está haciendo una inversión importante en la zona y también artistas y artesanos están abriendo sus talleres ahí», comenta esperanzado. 

Del archivo de imágenes de Planas i Montanyà, los dos investigadores en residencia en Casa Planas localizaron unas 300 fotografías del barrio realizadas entre los años 60 y 80. «Hemos buscado las imágenes de celebrities que pasaron por allí, otras que fueron la base de postales, también fotos de bodas y otros eventos festivos similares», enumera el ilustrador Lacomba. «Nos hemos dado cuenta de que la parte más fotografiada es Can Barbarà, un rincón de ocio en Palma que ahora ha quedado olvidado y que ha sido como extirpado de la ciudad», señalan. 

El turismo influyó de forma directa en la fisonomía y carácter del barrio. «El Terreno es la primera nota de una sinfonía de principios del siglo XX hasta la actualidad que es el turismo. Es la primera nota que ha dado pie a lo que ha venido después», sostiene Moyà. «Todo arrancó con las visitas de la bohemia, los artistas y los escritores. Luego entró el capital y se buscó explotar ese paraíso que habían creado los artistas. Y se empezó a crear un relato en torno al goce y el placer en El Terreno, cuando podría haber habido otras maneras de hacer barrio», comenta el investigador, quien decidió darle importancia a los relatos orales «porque este barrio no es únicamente una entidad geográfica, sino que es una geografía emocional para mucha gente de Palma porque fue allí donde fueron por primera vez a una discoteca o vieron a una sueca», explica. «El Terreno es también patrimonio emocional de la ciudad», agrega, « y un ejemplo de vida internacional en una isla donde la vida estaba muy frustrada por unos valores rígidos», señala. «El Terreno fue un engranaje de cambio para una modernidad más democrática en Mallorca», considera. «Con esta zona se produce un tema curioso porque fue un espejo para los extranjeros y visitantes que llegaron buscando una idea de paraíso, un mito que crearon los intelectuales que se instalaron aquí en los años 20, y para los locales la vida que llevaba el turista en este barrio era un auténtica utopía. El Terreno es un espejo de miradas utópicas en un doble sentido», concluye Moyà, también vecino del barrio. 

El factor sorpresa también se ha colado en esta investigación auspiciada por la Fundación Camper y Casa Planas. «Hemos encontrado una foto del agujero que hizo Jimi Hendrix durante su actuación en el Sgt. Pepper’s de Palma». 

Compartir el artículo

stats