Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort supedita las licencias en Nou Llevant al arreglo de desperfectos en la vía pública

El Ayuntamiento condiciona el final de obra de una de las primeras promociones terminadas en el distrito a la reparación de aceras, calzadas y otros daños ocasionados durante las obras - El distrito acelera su transformación con nuevos locales

Dos operarios reparan una acera junto a una promoción finalizada en Nou Llevant. J. B.

El desembarco de los primeros vecinos en el remodelado distrito de Nou Llevant está condicionado a que las promotoras que ya han finalizado la construcción de los inmuebles —o estén cerca de hacerlo— subsanen todas las deficiencias ocasionadas en la vía pública en el transcurso de las obras.

Una de las construcciones terminadas es Jardins de Llevant, una promoción de 114 viviendas ejecutada por Metrovacesa en la Avinguda Mèxic, arteria principal del distrito. Sin embargo, el ayuntamiento de Palma ha comunicado a la empresa que no le concederá el final de obra —indispensable para que el edificio sea habitado— hasta que arregle una serie de desperfectos que ha observado en torno al inmueble después de realizar la correspondiente inspección.

La lista de deficiencias remitidas por el ayuntamiento para subsanar incluye grietas y desperfectos en el pavimento y en las aceras, una franja de cemento junto a la acera que debe ser retirada, la reposición de un árbol o limpiar la suciedad provocada por los trabajos de construcción en torno al inmueble.

Metrovacesa comercializa desde hace tiempo las viviendas, de uno a cuatro dormitorios y precios que oscilan entre los 215.000 euros y los 400.000. Sin embargo, los primeros vecinos no podrán instalarse hasta que Cort haya realizado una nueva inspección y compruebe que las deficiencias detectadas en la vía pública como consecuencia de las obras han sido subsanadas. En todo caso, esta es la norma para todas las construcciones que se levantan en el municipio, no solo en Nou Llevant.

El distrito está sufriendo una transformación acelerada con la ejecución de buena parte de los desarrollos inmobiliarios previstos. Se trata de una de las pocas reservas de suelo disponible en el municipio y su reconversión ha atraído la atención de compradores e inversores, convencidos de que la zona va a revalorizarse en los próximos años.

Algo más de las trescientas viviendas de obra nueva que ganará el barrio están concebidas desde el inicio exclusivamente para el alquiler, aplicando una fórmula todavía poco conocida en Mallorca denominada build to rent [construir para alquilar].

Aterrizaje de Lidl

La cadena alemana de distribución Lidl abrirá el próximo 10 de febrero el primer gran supermercado del barrio. El nuevo local comercial, el decimosexto de la empresa en Mallorca, se encuentra en este momento en el tramo final de las obras para adecuar la tienda.

Asimismo, también ha empezado la construcción de una residencia para mayores junto al hotel Meliá.

Compartir el artículo

stats