Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los técnicos aprueban la restauración de sa Garrigueta Rassa y Can Rosselló

El acuerdo, alcanzado con el voto en contra de los representantes en la subcomisión de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Palma el GOB y la FELIP debe ser ratificado o no la próxima semana por el pleno de este organismo

Sa Garrigueta está abierta hasta el 11 de febrero para retirar materiales no valorizables.

Los planes de restauración de las canteras de sa Garrigueta Rassa y su vecina de Can Rosselló están más cerca de hacerse realidad tras más de veinte años en los que estas explotaciones han permanecido clausuradas por orden del Ayuntamiento de Palma por carecer de licencia de actividad.

La subcomisión técnica de la comisión balear de Medio Ambiente aprobó ayer por mayoría, con los votos en contra de los representantes del Ayuntamiento de Palma, la FELIB y el GOB, los planes de restauración presentadas por ambas explotaciones, aunque con una serie de condiciones en relación al inicialmente presentado por la actual empresa propietaria de Sa Garrigueta Rassa, Terral Holding 2005 S.L.

En primer lugar, una de las condiciones introducidas en este dictamen técnico aprobado ayer consiste en la necesidad de ejecutar conjuntamente la rehabilitación de estas dos antiguas explotaciones que, aunque de distinta propiedad, se encuentran en el mismo emplazamiento y solo están separadas por una «lengua» de tierra.

En el proyecto que cuenta ya con el visto bueno de los técnicos no se permite la supresión de esta separación, tal como estaba previsto inicialmente, por lo que no se generará más material. Tampoco se permite la utilización de explosivos, aunque sí del martillo mecánico durante unas 12 horas al día. De esta forma, también se preservan los aproximadamente 5.800 metros cuadrados de la explotación incluidos en el Área Natural de Especial Interés (ANEI) que, con el proyecto de restauración anterior, se eliminaban.

El material ya extraído y que se acumula en el interior de la cantera no podrá ser comercializado en el caso de que no se garantice la aportación de material de fuera que permita alcanzar en cada momento las cotas de restauración previstas.

El punto de la posible comercialización o no de los materiales ya extraídos y que ahora están acumulados en la explotación fue uno de los más controvertidos. Al respecto, el representante del Ayuntamiento de Palma en la subcomisión técnica recordó que esta piedra, que en su conjunto conforma un volumen de seis millones de metros cúbicos, no puede comercializarse por cuanto fue extraído ilegalmente sin contar con la licencia de actividad.

Otra de las cuestiones conflictivas consiste en la propuesta de la empresa de utilizar para la restauración de sa Garrigueta Rassa 150.000 toneladas anuales de material inerte de relleno procedente de MAC Insular. Además de las dudas de que sea posible cumplir este acuerdo por cuanto en los últimos años el material inerte generado por Mac Insular oscila en 114.618 toneladas del año 2017 y las 285.871 de 2020, también provoca preocupación y malestar entre los vecinos por el tráfico que debería soportar la carretera de Establiments, que estiman en un camión cada 2,5 minutos. Para evitar las molestias la subcomisión limita de 9,30 A 13 horas la circulación de camiones y obliga a la contratación de un controlador. El acuerdo se condiciona también a un nuevo estudio de Tráfico y a la autorización de la dirección general de Residuos.

El acuerdo técnico alcanzado ayer deberá ser ratificado o no por el pleno de la Comisión Balear de Medio Ambiente, cuyo presidente, Antoni Alorda, ha confirmado que se celebrará el jueves de la semana que viene.

Si el informe ambiental es finalmente aprobado, el proyecto de restauración deberá serlo después por la conselleria de Transición Ecológica que dirige Juan Pedro Yllanes y contar posteriormente con la licencia de actividad por parte de Cort.

Compartir el artículo

stats