Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Rondalles’ en familia

El Sant Sebastià Petit llenó el Parc de sa Riera de cientos de niños y padres para disfrutar de actividades como talleres, espectáculos teatrales o música ambientada en los populares relatos

‘Rondalles’ en familia

Cientos de niños y niñas, junto a sus padres, disfrutaron de lo lindo en el Sant Sebastià Petit que con motivo de las fiestas del patrón de Palma tuvo lugar ayer en el Parc de sa Riera. Talleres, espectáculos teatrales, música, magia e infinidad de actividades hicieron disfrutar a raudales a los más jóvenes y sus familias, que llenaron el inmenso parque durante toda la mañana. La jornada volvió a ser un éxito de participación y tanto niños como padres se lo pasaron en grande. Todo ello después de que el pasado año se suspendiera el Sant Sebastià Petit a consecuencia de la pandemia de la covid-19.

Las Rondalles eran la temática elegida este año y todos los talleres y espectáculos giraron en torno a estos populares relatos de larga tradición mallorquina.

En Joan Petit quan balla y otros clásicos de la animación infantil se escucharon ayer domingo en el parque de sa Riera. Eran una apuesta segura entre los más pequeños, que demostraron su desvergüenza y ganas de pasárselo bien siguiendo todos los bailes.

A lo largo del parque se distribuyeron escenarios y áreas de juegos. El Circ Bover les ayudó a iniciarse en números circenses: desde caminar sobre un delgado tronco (a escasos centímetros del suelo) a suspenderse sujetos por telas para aprender unas acrobacias básicas. Hubo zancos, aros y malabares con sombreros con los que probar las habilidades de los más pequeños.

El espectáculo de marionetas, escenificando La granota que volia volar, arrancó las carcajadas de los pequeños y los aplausos de los mayores.

En otro punto del parque, el mago El Gran Cassanyes despertaba las risas de los niños, divertidos ante la hilarante torpeza del artista, que se caía una y otra vez sobre el escenario y cada vez que tropezaba recibía una ovación.

Contacontes, el espectáculo teatral Aina i Bigotets, cercaviles, un tiovivo ecológico (movido a pedales) y los talleres para elaborar medallas conmemorativas, dibujar personajes de las Rondalles o aprender trucos de magia consiguieron atraer al público infantil, el mismo que inspeccionaba con curiosidad uno de los nuevos buses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT).

El buen tiempo fue la tónica predominante durante toda la mañana, lo que animó a mucha gente a acercarse hasta el Parc de sa Riera con sus hijos para disfrutar de una jornada familiar con múltiples actividades. El Sant Sebastià Petit abrió sus puertas a las 10:30 horas de la mañana y cerró sobre las 12:30 horas. Fueron dos horas intensas de jolgorio y diversión para los más pequeños de la ciudad de Palma. Muchos niños portaron su patinete a la fiesta.

Para los niños pequeños se habilitaron juegos como la construcción de gigantes, la disputa de Canamunt i Canavall y la vivienda de las brujas. Sin olvidar las Baldufes amb en Guillem des Tro o los equilibrios con Andy Hughes.

Los talleres

Entre los talleres hay que destacar el de Art d’Arena llegendari, taller de Moc de granota, mocadoret de Sant Sebastià Petit; pintacares de dracs, cavallers, bruixes i fades. Este último fue uno de los que más demanda registró. Monitores especialistas en maquillaje ayudaron a los niños a caracterizarse de dragones, brujas o caballeros por un día.

Compartir el artículo

stats