El teniente de alcalde de Participación Ciudadana y Gobierno Interior, Alberto Jarabo, ha cesado de su puesto como jefe de departamento de Gobierno Interior al funcionario Juan Carlos Sastre, que también ocupaba hasta ayer el puesto de jefe de Contratación.

La decisión ha sido justificada por el teniente de alcalde por la remodelación que se está realizando en el departamento que, además de Contratación incluye también Patrimonio, Central de Compras y el Gabinete General Técnico, entre otros. Momentáneamente y hasta que se haya designado a un nuevo jefe de departamento ha asumido las funciones que hasta ahora realizaba Sastre la jefa de Calidad y Población, Maite Benito.

El funcionario cesado Juan Carlos Sastre.

El funcionario cesado Juan Carlos Sastre. B.Ramon

En realidad, el cese de Juan Carlos Sastre se produjo hace dos semanas aunque debido a los problemas informáticos municipales que impedían el registro de los decretos la resolución no se pudo notificar oficialmente hasta ayer. Jarabo ha agradecido el trabajo realizado por el funcionario que, como tal, continuará prestando sus servicios a la administración municipal. Los jefes de departamento, como es el caso, son cargos de libre designación entre funcionarios de carrera que cumplan con unos determinados requisitos. Se prevé que en un máximo de unos dos meses se haya designado a la persona que se hará cargo definitivamente de este departamento.

Juan Carlos Sastre también ha ocupado en algún momento de su carrera funcionarial el cargo político como director general de la Función Pública siendo alcaldesa de la ciudad Catalina Cirer. En 2007, siendo el actual alcalde, José Hila, teniente de alcalde de la Función Pública, en el mandato de Aina Calvo como alcaldesa, le destituyó como Director General.

El hasta ahora responsable de Gobierno Interior y jefe de Contratación se ha enfrentado técnicamente en varias ocasiones a loa servicios jurídicos municipales y al secretario general, en relación a la posibilidad de que los gestores de los puestos de venta de las galerías comerciales de la Plaza Major pudieran continuar con la explotación de sus puestos en precario hasta que no se haya decidido otro uso, o que las empresas que ahora gestionan el centro comercial de s'Escorxador, cuyo contrato finalice el próximo 31 de diciembre, también puedan continuar su actividad en precario hasta que haya nuevos gestores.