Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort prevé iniciar el cambio del pavimento de la plaza de España a finales de 2022

Los técnicos del departamento de Infraestructuras ya están redactando el proyecto, cuya financiación de 2,5 millones se ha incluido en los presupuestos del próximo año, y realizando las pruebas de color de las losas de la piedra artificial que se colocarán

6

Cort prevé iniciar el cambio del pavimento de la plaza de España a finales de 2022

El cambio del pavimento de la plaza de España deberá esperar al menos otro año. Pese a que los presupuestos municipales de 2022 incluyen la financiación de 2,5 millones para acometer estos trabajos reclamados desde hace años por la ciudadanía debido al mal estado en el que se encuentra el firme, las obras de sustitución de las actuales losas de pizarra brasileña por otras de piedra artificial no podrán iniciarse previsiblemente, según la concejala de Infraestructuras, Angélica Pastor, «hasta finales del próximo año o principios de 2023».

Ello es así debido a la complejidad de la tramitación que debe realizarse para aprobar un proyecto de estas características que, por su especial situación, deberá tener el consentimiento de la comisión del centro Histórico del ayuntamiento de Palma y de la comisión Insular de Patrimonio del Consell debido a su afectación a elementos catalogados como puede ser el barómetro diseñado por el arquitecto Gaspar Bennàzar.

Los técnicos del departamento de Infraestructuras ya están trabajando en la redacción del proyecto. En estos momentos, si bien ya se ha decidido que el actual pavimento se va a sustituir por otro de piedra prefabricada, más resistente y antideslizante, se están realizando pruebas de color para determinar la tonalidad que finalmente tendrán las piezas que se colocarán.

En principio, la coloración del nuevo pavimento no tendrá nada que ver con el negro actual de las losas de pizarra, ya que se pretende recuperar el color de la piedra cuarcítica que se debía colocar inicialmente en la plaza antes de que se cambiara el proyecto inicial diseñado por la arquitecta Carme Pinós.

Una vez que se haya determinado el color de las piezas su grosor y la superficie que tendrán las nuevas losas que conformarán el nuevo pavimento y finalizada la redacción del proyecto se remitirá a las comisiones del centro Histórico y Patrimonio para su aprobación.

Después se deberá redactar el proyecto de ejecución e iniciar la licitación de las obras. Dada la cuantía de los trabajos el proyecto deberá ser expuesto en el Diario oficial de la Unión Europea.

A principios del presente año Infraestructuras había encargado un informe topográfico con el fin de conocer el estado del terreno con el objeto de su posterior reurbanización.

Inicialmente este estudio no solo afectaba al pavimento de la plaza de España, sino que incluía la plaza Porta Pintada, un tramo de la calle Caputxins y otro de Bastió d’en Sanoguera.

En este estudio también se incluyó el estado del subsuelo de la zona situada al otro lado de las Avingudes que abarcan los antiguos edificios de la estación ferroviaria, el Hostal Términus e incluso una parte de la calle Eusebio Estada con el fin de homogeneizar toda la zona. Por el momento no se ha aclarado si la sustitución del pavimento afectará solo a las plazas de España y Pintada o si incluirá las otras zonas del estudio topográfico.

Cuarcita, pizarra del Brasil, granito chino y piedra artificial

Desde que se decidió cambiar el pavimento de la plaza de España, que inicialmente, según el primer proyecto de la arquitecta Carme Pinós, debía ser de cuarcita, por losas de pizarra del Brasil, se comprobó lo desacertado de la decisión. La pizarra se exfoliaba constantemente, lo que provocó su sustitución por tacos de cemento. Una década después de su colocación se calculaba que más del 20% del pavimento de la plaza era de hormigón. La última ocurrencia de Cort se presentó en 2012 con la intención de cambiar la pizarra por el granito chino sobrante de la reurbanización del Polígon de Llevant, un proyecto que no prosperó dado también su elevado coste, hasta el actual del que solo se sabe que será de piedra artificial.

Compartir el artículo

stats