Cort, a través de la concejalía de Seguridad Ciudadana, justificó ayer la reincorporación al trabajo del agente Alberto Juan, condenado por coacciones en el caso de homofobia contra la hoy concejal Sonia Vivas. A través de un comunicado se asegura que la sentencia condenatoria, ya firme, eliminaba las penas accesorias de inhabilitación especial para ejercer de policía. Y se insiste en que no se puede mantener la suspensión de ocupación de este policía porque existe una decisión judicial que así lo establece.

También se insiste en que Cort ha iniciado un procedimiento contencioso administrativo contra una sentencia que daba la razón al agente. Asimismo se señala que, una vez firme la condena del Supremo, se ha reabierto el expediente disciplinario que se inicio contra este policía condenado, que en estos momentos se tramita a la espera de su resolución.

Mientras tanto, Seguridad Ciudadana ha decidido readmitir al policía, conocido con el apodo de ‘ferratina’, y ubicarlo en el departamento de comunicaciones. Desde allí tiene acceso a todas las comunicaciones policiales.