Los vecinos de la urbanización Bellavista situada en la Platja de Palma se manifestaron nuevamente en el pleno de Cort y reclamaron al equipo de gobierno que acelere la firma de un convenio con el Consell de Mallorca, pendiente de cuatro informes municipales, con el fin de que se permita la cesión de los terrenos necesarios para la instalación de una línea eléctrica. Según la representante de este colectivo, que representa a 400 familias con propiedades en esta urbanización aún no recepcionada por Cort, Josefa Maria Ramis, el hecho de que no se solvente esta cuestión ha provocado la paralización de las obras de urbanización que están realizando los propietarios con un coste de 10 millones, a falte de la instalación de la señalización vertical, el mobiliario urbano y la última capa de asfalto.