Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Borrasca Blas en Mallorca: Emaya avisa del posible desbordamiento de los embalses de Cúber y Gorg Blau

Esta situación ya se produjo en enero de 2017, cuando en apenas unos días debido a las intensas lluvias registradas en la Serra de Tramuntana el agua recogida en los pantanos superó el nivel de rebosamiento, y se repitió en abril de 2018

En enero de 2017 la presa del embalse del Gorg Blau rebosó echando agua hacia el torrente del mismo nombre. |

La Empresa Municipal d’Aigües i Clavegueram (Emaya) avisa de que el agua acumulada en los pantanos de la Serra de Tramuntana puede superar el nivel de rebosamiento de las presas en los próximos días si continúa lloviendo como lo ha hecho desde el pasado lunes.

Si bien en estos momentos los niveles de agua tanto del embalse del Gorg Blau como el de Cúber están lejos de alcanzar su cota máxima, ya que el primero se encuentra a 3,97 metros y el segundo a 7,18 metros, hay que tener en cuenta el elevado ritmo de llenado registrado desde el pasado lunes.

Fuentes de la empresa indicaron que se está trabajando para evitar el riesgo de vertido a los torrentes del Gorg Blau, que luego desagua en el de Pareis, del líquido procedente de esta presa, y al de Almadrà, desde el pantano de Cúber. Por ello, debido a que la situación meteorológica es incierta y que se prevé que continúen las precipitaciones en esta zona de la Serra de Tramuntana, se está bombeando agua las 24 horas del día desde el pantano del Gorg Blau al de Cúber, y de éste a la estación de tratamiento situada en Lloseta, para trasladar el máximo de líquido posible a la red de suministro de Palma.

El desbordamiento de las presas ya se produjo en enero de 2017 cuando, también en unos pocos días, volumen del agua de los pantanos pasó del 30% a superar su capacidad. El fenómeno se reprodujo en marzo de 2018 cuando la presa del Gorg Blau se desbordó durante tres días hacia el torrente del mismo nombre.

Con anterioridad el agua rebosó de las presas en 2010 y en 1996, coincidiendo con la denominada ‘operación barco’ consistente en el transporte de agua potable desde el río Ebro debido a la sequía.

Ayer por la mañana los embalses se encontraban al 52% de su capacidad, lo que ha supuesto un crecimiento de las reservas de más del 15% en tan solo 24 horas y del 24% en una semana (el pasado lunes el líquido almacenado apenas superaba el 28% de la capacidad total).

Desde el lunes el nivel del agua del embalse del Gorg Blau ha subido cinco metros y tres metros entre el miércoles y el jueves. En el caso de Cúber el crecimiento ha sido desde la semana pasada de 2,3 metros. La subida del nivel se ha producido pese al trasvase constante que se está produciendo desde el Gorg Blau hasta Cúber y a la estación de Lloseta, desde la que se envían 100 litros por segundo para el abastecimiento de la ciudad.

También se está utilizando agua de las fuentes de la Vila, d’en Baster y Mestre Pere, que aportan 250 litros por segundo, lo que permite reducir la utilización del agua desalada y de los pozos.

Compartir el artículo

stats