Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Los misterios de San Agustín II: Invasores de zonas verdes

El barrio de San Agustín se localiza en la falda de la sierra de na Burguesa. Quizá es esta la razón por la que nuestras escasísimas zonas verdes están completamente abandonadas por Emaya y Parques y jardines. Y no es un hecho aislado ya que se vienen echando de menos medidas a favor de los barrios periféricos a pesar de que el nuevo Plan General de Palma (PGOU) dice apostar por un modelo de la ciudad de los cuidados y pretende convertir Palma en una ciudad de barrios.

El PGOU opta por un modelo de ciudad para los ciudadanos a la vista del agotamiento de la ciudad para los coches dibujada por el alcalde Fageda, que nos tuvo Palma atascada por obras durante más de dos años mientras se construía el túnel de General Riera y los aparcamientos de las Avenidas. El problema es que coches cada vez hay más y los túneles y aparcamientos se quedan pequeños. El modelo de ciudad que diseña el PGOU consiste en desincentivar el acceso de los ciudadanos al centro con el coche y facilitar el acceso a pie, en transporte público o con medios no contaminantes (patines, bicicletas). Para ello se amplían las aceras, se construyen carriles bici y se mejora las frecuencias del transporte público. El objetivo es que los ciudadanos de los barrios dormitorios dejen el coche en casa y se elimine el atasco del centro. Parece acertado, pero este modelo exige una actuación en los barrios periféricos que no se está realizando. No se están colocando estaciones de Bicipalma, no se están construyendo aparcamientos y no se toman medidas para evitar los estacionamientos en zonas prohibidas.

Tampoco está bien echarle toda la culpa al Ayuntamiento. Hace unos días un buen amigo danés me comentaba que le habían ofrecido una vieja furgoneta camperizada en condiciones económicas favorables, pero no la compraba porque no disponía de garaje para guardarla. En Dinamarca nadie se compra un vehículo sin tener donde guardarlo. En Palma, nos quejamos de que el Ayuntamiento no hace aparcamientos. Que en el barrio no se puede aparcar. Sin embargo, el responsable de dónde ubicar su vehículo es el propietario y mientras algunos ciudadanos compran una vivienda más económica, con menos habitaciones o en un barrio más modesto para poder comprar plazas de garaje, otros optan por dejar los vehículos de la familia en la calle y eso en una ciudad que lidera los rankings de coches por habitante son muchos coches. Quizá el desarrollo del PGOU debiera incluir medidas que incentivaran a los ciudadanos a sacar su vehículo de la calle. En algunas ciudades europeas se rebaja sustancialmente el impuesto de vehículos a motor a quien saca el coche de la calle.

En San Agustín muchos ciudadanos comienzan a dejar el coche para bajar al centro, pero lo dejan en la vía pública. La calle se satura y aparecen los incívicos que aparcan en zonas prohibidas e invaden zonas ajardinadas. Los primeros ocasionaron la supresión de nuestra línea de la EMT, la línea de San Agustín fue suprimida antes de la covid por ser la línea que registraba más incidencias de toda la EMT. Por lo que respecta a los invasores de zonas ajardinadas, han hecho suya la zona verde más amplia del barrio que está situada frente al hotel Belvedere. Es una zona que pertenece a todos los ciudadanos, no solo a los que aparcan su coche ante la pasividad de Ayuntamiento y policía de barrio. Otro misterio de San Agustín, nos pasamos la vida solicitando zonas verdes y las pocas que tenemos las invadimos de coches.

Compartir el artículo

stats